Woods vuelve al Masters como uno del montón

ETIQUETAS

AUGUSTA, Georgia, EU ( AP). El regreso de Tiger Woods al Masters vuelve a causar tanta intriga como el año pasado.

Entonces, nadie sabía qué esperar cuando Woods se presentó en Augusta sin haber jugado por cinco meses, tras pasar de ser un golfista invencible a una figura vulnerable gracias a la humillación que le trajo un escándalo de infidelidad.

Este año, tampoco se sabe qué hará.

Su esposa se divorció de él. Cambió de entrenadores y decidió, a los 35 años, rehacer su swing por cuarta vez. Perdió el primer puesto de la clasificación mundial ante Lee Westwood y luego Martin Kaymer y por primera vez desde 1997 acude a uno de los majors sin estar entre los primeros cinco. No ha conseguido nuevos patrocinantes para reemplazar a los que lo abandonaron.

Lo más llamativo de todo es que Woods no gana ni está cerca de hacerlo.

"Es extraño", dijo Stewart Cink, un ex campeón del Abierto Británico. "Nos acostumbramos a verlo ganar".

Woods empató en el cuarto lugar el año pasado en el Masters, un logro notable para cualquiera, pero no para él. Esto despertó falsas esperanzas de que podría volver a jugar a su mejor nivel pronto, pero con cada torneo que pasa se parece cada vez más a los golfistas a los que solía vencer como parte de su rutina.

En las 69 rondas que jugó desde el Masters, Woods terminó debajo del par sólo 31 veces. En 14 de 18 torneos terminó al menos a siete golpes del ganador, algo que había pasado sólo tres veces en sus anteriores 18 certámenes.

En Firestone, donde ganó siete veces y nunca quedó debajo del quinto puesto, registró el total de 72 hoyos más alto de su carrera, con 298 impactos, y terminó a 30 del líder. En Torrey Pines, donde ganó siete veces, en el Abierto de Estados Unidos_, quedó a 15 golpes del ganador.

La brecha entre sus 14 títulos de majors y el récord de 18 de Jack Nicklaus ahora parece irremontable.

"Me sorprende que no se ha recuperado hasta ahora", dijo Nicklaus. "Tiene una excelente voluntad de trabajo. Es muy decidido a hacer lo que quiere hacer. Estoy muy sorprendido porque no ha vuelto a subir. Aún creo que puede romper mi récord, vamos a ver. Probablemente me puedas preguntar lo mismo al final del año y veremos cuál es la respuesta. Mi pronóstico es tan bueno como el tuyo".

Woods, por supuesto, es uno de varios protagonistas de la edición 75 del Masters, que empieza el jueves.

El campeón defensor Phil Mickelson salió esperanzados el año pasado con su nueva chaqueta verde, luego que su esposa, enferma de cáncer, lo esperó en el green del hoyo 18 en una de las escenas más emotivas del golf.

En los siguientes seis meses, Mickelson tuvo más de doce oportunidades de ser el número uno del mundo por primera vez. Entonces, sufrió su propio revés cuando se enteró que tenía artritis. No ganó más en todo el año y sólo estuvo cerca una vez en 2011. Igual se muestra optimista.

"Siento como que el año comienza ahora", dijo.

Westwood, segundo por tres golpes en 2010, ahora es el que carga con la etiqueta del "mejor golfista que no ganó un major". No sólo fue el número uno por 17 semanas, sino que también terminó en los tres primeros en cuatro de sus últimos cinco majors. Aún así, sólo logró cuatro victorias en ese período.

Jim Furyk, que ganó la Copa FedEx el año pasado, no ha dado grandes señales en estos tres meses. Lo mismo pasa con Ernie Els, que anhela una chaqueta verde igual que lo hicieron alguna vez David Duval, Greg Norman y Tom Kite.

Además están los jóvenes. Uno que resalta es el venezolano Jhonattan Vegas, de 26 años. Vegas jugará su primer torneo grande tras debutar en el tour esta temporada.

Junto a Kaymer, de 26 años, ganador del Campeonato de la PGA el año pasado, aparecen Bubba Watson, Dustin Johnson y Nick Watney.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.