Boston arruina la fiesta en el Madison Square Garden

NUEVA YORK (AP). Los Celtics de Boston no necesitaron un final infartante el viernes: esta vez, se dedicaron a arruinar la fiesta neoyorquina en el Madison Square Garden desde el minuto inicial.

Paul Pierce, Ray Allen y Rajon Rondo brillaron en la victoria de los Celtics por 113-96 sobre los Knicks de Nueva York, que les dio una ventaja de 3-0 en su serie de primera ronda de la postemporada.

Nunca un equipo de la NBA ha perdido una serie tras sacar esa diferencia, por lo que los campeones defensores del Este se aprestan a un probable cruce con el Heat de Miami en las semifinales de conferencia. Los Celtics podrían barrer a los Knicks la tarde del domingo.

Pierce anotó 38 puntos, Allen aportó 32 y Rondo logró un récord para los Celtics en la postemporada con 20 asistencias. Además, Rondo consiguió 15 tantos y 11 rebotes.

El entrenador de Boston Doc Rivers dijo que no suele hablar con sus jugadores sobre el ambiente que habrá en el estadio, pero en este caso hizo una excepción porque conoce el Madison, habiendo jugado para los Knicks.

"Mi principal preocupación es que no se lo tomaran como un entretenimiento", dijo Rivers. "Esto era una competencia y creo que vinimos con esa mentalidad".

Los Celtics sacaron una ventaja de nueve puntos desde el principio y ya no miraron atrás.

"Uno sale y los golpea primero", dijo Pierce. "No le da a la multitud una razón para que se involucre. Eso fue clave, cuando tuvimos esa racha para comenzar el partido. Desde ahí, estuvimos cómodos".

Los Knicks salieron abucheados tras el tercer cuarto.

"No se les puede dar semejante ventaja al inicio porque entonces pueden oler la sangre", dijo el entrenador de los Knicks Mike D'Antoni.

El viernes se cumplían diez años exactos de la última victoria de postemporada de los Knicks en el Madison, pero la manera en que fueron superados recordó los últimos diez años, no las épocas doradas.

Los Knicks sufrieron por la ausencia del lesionado Chauncey Billups, el dolor de espalda de Amare Stoudemire y una noche no tan buena de Carmelo Anthony, que no pudo repetir su actuación de 42 puntos en el segundo partido.

"Es difícil, cuando sabes que Amare no está al 100%, Chauncey no está al 100% y estamos tratando de improvisar ahora mismo", dijo Anthony. "Es una situación difícil pero estaría inventando excusas si digo que nos ganaron porque no estábamos completos".

Mientras que en Nueva Orleáns, el español Pau Gasol sorprendió a los Hornets con la guardia abajo al realizar _ y encestar _ un disparo de tres puntos al inicio del último cuarto. La canasta dio inicio a una crucial racha ofensiva de 10-1 de los Lakers en la que Gasol anotó siete de sus 17 puntos totales.

Kobe Bryant aportó 30 puntos, seis rebotes y dos asistencias y los Lakers de Los Angeles recuperaron el control de su serie de primera ronda de postemporada el viernes al vencer 100-86 a los Hornets.

La victoria dio a los Lakers una ventaja de 2-1 en la serie a ganar cuatro de siete encuentros. El cuarto partido entre ambos equipos está programado para el domingo en Nueva Orleáns, e igual de importante que el triunfo, el juego del viernes restableció a Gasol como una de las principales amenazas ofensiva de los Lakers.

Y en Atlanta, sentado en los vestidores tras ser expulsado del partido en los minutos finales, Zaza Pachulia seguía molesto con su compañero Jamal Crawford por fallar un tiro libre.

Todo quedó en el olvido cuando Crawford encestó un inesperado disparo de tres puntos.

Crawford conectó el tiro de larga distancia con 5,7 segundos por jugar para coronar una brillante segunda mitad el viernes y guiar a los Hawks de Atlanta a un triunfo de 88-84 sobre el Magic de Orlando, dándoles de paso una ventaja de 2-1 en su serie de primera ronda de postemporada de la Conferencia del Este.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.