Bryant deslumbra mientras Lakers llegan a los playoffs

EU (AP). Los Lakers de Los Angeles amarraron un lugar en los playoffs con un firme empuje en el cuarto período y un momento de Kobe Bryant que el entrenador Phil Jackson se negó a ver como una escena de postemporada.

Es posible que muchos de los espectadores hayan pensado diferente.

Al anotar el último de sus 23 puntos con un triple cuando restaban 1:46 minutos de juego, Bryant y los Lakers fueron el jueves el primer equipo en la Conferencia del Oeste que llega a la postemporada al vencer 102-95 a los Spurs de San Antonio.

Los Spurs han sido el segundo mejor equipo de la conferencia durante la mayor parte de la campaña, y Los Angeles los dejó en ese lugar con un triunfo que también les entregó el título de la División del Pacífico en la última revancha de esta temporada de la final de la Conferencia Oeste del 2008 cuando queda un mes en la campaña regular.

Aunque no le importó mucho a Bryant.

"Ah, sí", se solazó Bryant, "somos grandes para los títulos de la División del Pacífico".

Tony Parker y Michael Finley encabezaron con 25 puntos cada uno la ofensiva de San Antonio, que llegó a perder por hasta 18 puntos y luego se esforzó por salir adelante en el cuarto período. Parker encestó un triple a 2:19 minutos del final y redujo la diferencia a 95-93, pero Bryant respondió en seguida con otro.

Cuando Bryant salió del juego, unos cuantos espectadores corearon su deseo de que sea el Jugador Más Valioso de la temporada, aunque estaban en un territorio generalmente hostil para los Lakers.

Tim Duncan tuvo 16 puntos y 11 rebotes para los Spurs, cuya ventaja sobre los Rockets en la División del Suroeste fue reducida a dos juegos. El argentino Fabricio Oberto jugó 8:50 minutos, en los que tuvo dos rebotes y dos asistencias, sin puntos.

San Antonio perdía 78-70 al comenzar el último cuarto. Finley anotó con 10:30 minutos por jugarse el triple que disminuyó el déficit a 81-78 y puso de pie a los espectadores en un partido que tuvo un fuerte sabor a postemporada.

Desde su posición privilegiada, Jackson dijo que no creía que el partido haya tenido un ambiente de playoffs. Pero se manifestó satisfecho de terminar una gira de tres partidos con dos triunfos al hilo. Las victorias seguidas comenzaron el miércoles en Houston, donde pulverizaron la racha de los Rockets de 12 partidos seguidos ganados en casa.

"(El partido del jueves) salvó la gira", indicó Jackson.

En otro momento brillante de la jornada, LeBron James ganó finalmente en Phoenix con una nueva gran actuación para los Cavaliers de Cleveland que encabezan la Conferencia del Este.

James consiguió su tercer triple-doble consecutivo _34 puntos, 13 asistencias y 10 rebotes_ y los Cavaliers tomaron distancia en los últimos siete minutos para vencer 119-111 a los desfallecientes Suns en el segundo y último partido del día.

"Con 82 partidos en la NBA de ahora, es prácticamente imposible tener un triple-doble", dijo el entrenador de los Cavaliers, Mike Brown. "Pero si tengo que decir que alguien puede hacerlo, ese es nuestro chico".

James consideró que solamente hace lo necesario.

"Tres victorias seguidas, es lo que vale", señaló. "Intento hacer todo lo que pueda para que nuestro equipo gane. Si tengo que salir, pues salgo".

El partido tuvo un momento de gran emoción.

Phoenix estaba abajo 97-95 y tenía el balón para lo que parecía una volcada sorpresiva, pero Jason Richardson decidió ejecutar la clavada con un giro total. James aceleró desde muy atrás y bloqueó el intento con un gran salto.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida