Celtics esperan hacer respetar su cancha ante el Heat

WALTHAM, Massachusetts (AP). Paul Pierce ya sabe lo que tiene que hacer para que los Celtics de Boston levanten su nivel en los minutos finales del próximo partido contra el Heat de Miami: estar en la cancha.

Pierce se fue expulsado en el primer encuentro de la serie cuando quedaban siete minutos y en el segundo sufrió una distensión en un tendón de Aquiles que lo dejó rengueando el resto del partido. Para que Boston evite quedar 3-0 abajo en su semifinal de la Conferencia Este, necesita que el alero esté allí al final.

"Si Paul Pierce está en el partido en el cuarto período, sano, eso siempre ayudará a los Celtics", dijo Pierce de sí mismo antes del entrenamiento del viernes.

El Heat ganó como local los dos primeros partidos de la serie al mejor de siete, que continúa el sábado en Boston. Para este plantel de los Celtics armado en 2007, que nunca había quedado 2-0 abajo en la postemporada, el próximo es un partido crucial para evitar una desventaja que podría ser irremontable.

"Aún pensamos que va a ser una serie de siete partidos", dijo Pierce. "Creo que tenemos buenas posibilidades, en especial con la espalda contra la pared".

Los Celtics amparan sus esperanzas en su fuerte ventaja como locales _en postemporada, este plantel tiene foja de 29-7 en Boston_ y en que estarán más sanos de lo que han estado en varias semanas, en parte gracias a los tres días libres entre partidos.

Esto debe ayudar a Ray Allen, que sufrió un codazo en el pecho de LeBron James, y al base Rajon Rondo, que tiene una contractura en la espalda. Pierce dijo que su pie está bien y el entrenador Doc Rivers espera contar por primera vez en la postemporada con el pivote Shaquille O'Neal en la banca.

O'Neal jugó apenas 5 minutos y 29 segundos desde el 1 de febrero por una lesión en una pierna.

"...no sabemos lo que nos puede dar en la cancha", dijo Rivers, que aseguró que O'Neal no entrenaría en forma diferenciada.

"No hay manera en que lo podamos tener al 100%, esa oportunidad ya pasó, sería un milagro", agregó. "Pero podemos llevarlo hasta un nivel en que nos pueda ayudar".

En Memphis, en tanto, Zach Randolph está aprendiendo lo importante que es descansar durante la postemporada.

Randolph anotó 31 puntos, un récord para los Grizzlies en playoffs, al eliminar a los Spurs de San Antonio la semana pasada. Luego, sumó 34 al iniciar la semifinal de la Conferencia Oeste contra el Thunder de Oklahoma City. Pero en el segundo partido, perdió el ritmo y terminó con 15 unidades en la derrota por 111-102 que igualó la serie.

Tras el descanso de tres días antes del partido del sábado, Randolph está confiado en que Memphis mejorará su efectividad.

"Creo que estamos en ritmo. Vinimos hoy, hicimos nuestras jugadas, hicimos las jugadas de ellos bastante bien", dijo el viernes luego del entrenamiento. "Los muchachos se ven como que recuperaron las piernas. Espero que estemos en ese ritmo, así seremos capaces de meter tiros".

El entrenador Lionel Hollins no se mostró preocupado por el posible cansancio de Randolph o de su compañero de delantera, el español Marc Gasol.

"No jugaron tan mal el último partido", dijo. "Dispararon un poco mal, pero jugaron su juego. Esas cosas no me preocupan".

"Necesitamos aumentar nuestra agresividad ofensiva y nuestra velocidad en el ataque", agregó.

El entrenador de Oklahoma City, Scott Brooks, dijo que el mérito por la actuación floja de los interiores de Memphis es de su defensa.

"Simplemente lo hicimos mucho mejor en el segundo partido", dijo Brooks. "Zach es un tremendo jugador. Estoy seguro que volverá con otra mentalidad, necesitamos mantenernos firmes en lo que hacemos".

Esto significa que el Thunder no cambiará su estrategia de marcar con intensidad en la llave.

"Vamos a seguir haciendo lo que hacemos", dijo el ala pivote Nick Collision. "Ocupar la zona pintada sin importar si ellos se abren. Simplemente tenemos que seguir haciendo lo que hacemos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.