Dallas recurre a Barea y Houston a Scola, por lesionados

EU (AP). El alemán Dirk Nowitzki, máximo anotador de Dallas, no estaba al 100% por culpa de una torcedura de tobillo, por lo que los Mavericks tuvieron que adoptar una estrategia más equilibrada.

El base suplente puertorriqueño José Juan Barea marcó un récord personal para esta temporada con 19 puntos, Nowitzki aportó 16 y los Mavericks vencieron a los 76ers de Filadelfia 99-90 en su tercera victoria seguida.

Nowitzki se había doblado el tobillo derecho en el segundo cuarto de la victoria del miércoles en Memphis. El viernes, participó de la práctica de tiro de la mañana y se sintió bien como para jugar de titular. Pero encestó 5 de 15 tiros de campo y cometió cinco faltas y tres pérdidas de pelota, mientras Shawn Marion lograba 16 puntos y Jason Terry, 13, para que los Mavericks ganaran por quinta vez en seis partidos.

"Tenemos un equipo con capacidad de reemplazo", dijo Barea. "Tenemos muchos jugadores que pueden encestar. Igual estábamos contentos de tener a Dirk en la cancha, aunque estuviera en una pierna".

Los Mavericks aprovecharon buenas actuaciones de sus pivotes: Brendan Haywood aportó 17 rebotes y Tyson Chandler logró 11 puntos y 12 tableros, aunque salió por exceso de faltas cuando restaban 2:14 minutos.

"En estos momentos tenemos una sucesión de jugadores (de pivote) que nos está ayudando", dijo el entrenador de los Mavericks Rick Carlisle. "Están logrando mucho. Los 17 rebotes de Haywood son una cifra monstruosa".

Para Filadelfia, Thaddeus Young anotó 17 puntos y Spencer Hawes logró su marca esta temporada con 14. El argentino Andrés Nocioni también anotó 14 para los Sixers, que no pudieron presentar pelea a los pivotes rivales.

"Su tamaño nos mató", dijo el entrenador de los 76ers Doug Collins. "Tyson Chandler y Brendan bajaron 29 rebotes, 12 en el tablero ofensivo... Fueron los tiros de segunda oportunidad que nos agotaron".

El base Jason Kidd logró la asistencia número 11.000 de su carrera al inicio del primer período, al servirle una volcada a Chandler, y los Mavericks entraron al segundo cuarto con una ventaja de 31-22.

Kidd quedó segundo en la tabla histórica de pasadores, detrás de John Stockton, que registró 15.806 asistencias.

"Siempre disfruté pasar la pelota", dijo el ex jugador de los Nets de Nueva Jersey.

Tras ir abajo por hasta 10 puntos en la primera mitad, los Sixers empataron el marcador en 71 cuando restaban 2:25 minutos en el tercer cuarto. Pero Barea convirtió dos bandejas seguidas y Haywood agregó un tiro libre cuando quedaba menos de un segundo en ese período para que los Mavericks se pusieran arriba 78-75.

Barea consiguió otras dos canastas de corta distancia en el inicio del último cuarto y Dallas, con una racha de 7-2, sacó una ventaja de 85-77. Desde allí, los Mavericks ya no tuvieron problemas para asegurarse su sexta victoria seguida como locales.

"Las penetraciones (de Barea) fueron claves", dijo Carlisle. "Los minutos que jugó fueron vitales para que ganáramos el partido, porque hizo suceder muchas cosas positivas. Conectó tiros importantes".

Los Rockets de Houston también estaban en problemas por el tobillo torcido de uno de sus pilares, el pivote chino Yao Ming.

Sin embargo, si juegan como el viernes, el tiempo pasará rápido. Brad Miller y el argentino Luis Scola compensaron la ausencia de Yao y los Rockets vencieron a los Pacers de Indiana, 102-99.

Tres de las seis derrotas de los Rockets esta temporada habían sido por cuatro puntos o menos y una había sido en tiempo extra.

"Fue importante para nosotros por fin ganar uno de estos partidos", dijo Miller, que anotó siete de sus 14 puntos de la segunda mitad en una racha de 18-8 en el cuarto período que les aseguró la victoria a los Rockets.

"Nuestras seis derrotas fueron muy parecidas a esto", agregó. "Teníamos la ventaja cuando faltaban cinco minutos o tres minutos. Simplemente se trata de encontrar la manera de ganar uno. Todos nuestros partidos han sido similares, por fin hicimos lo correcto al final".

Miller logró 23 puntos y ocho rebotes, mientras que Scola aportó 16 tantos.

Yao, que se dobló el tobillo izquierdo en la derrota ante Washington el miércoles, volvió a Houston para comenzar su rehabilitación física y no jugará por al menos una semana más.

"No podemos preocuparnos por quién no está aquí", dijo el entrenador de los Rockets Rick Adelman. "Hemos jugado sin Yao un año y medio".

En otros partidos del viernes, Utah venció 90-86 a Atlanta en su cuarta victoria en fila; Toronto 110-106 a Orlando para cortar una racha de seis derrotas; y Charlotte 93-85 a Washington con 25 puntos y 14 rebotes de Gerald Wallace.

Además, Minnesota superó 112-103 a Nueva York y Kevin Love se convirtió en el primer jugador en 28 años en lograr 30 rebotes y puntos, al terminar con 31 en ambas categorías. Oklahoma City le ganó 110-108 a Portland; y Detroit 113-107 a los Clippers de Los Angeles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.