LeBron recibe gran bienvenida en Miami

ETIQUETAS

MIAMI (AP). Ya con su nuevo uniforme del Heat de Miami, LeBron James le echó una mirada a sus nuevos seguidores locales y asintió.

El Jugador Más Valioso ocupa el escenario principal en Miami.

Odiado en Cleveland, venerado en Miami.

"Se siente bien", expresó James. "Estar en esta posición, vestir el uniforme del Heat, todo está bonito. Vamos a decirle al mundo que el Heat vuelve a estar presente".

Y sí, James prometió campeonatos. Muchos campeonatos.

Una nueva era del Heat parece despuntar.

"Esa es la única razón por la que estoy aquí, hombre", dijo James.

La celebración fue coronada poco después con la consecución de los contratos que formalizaron la incorporación de James y Chris Bosh a Miami.

El Heat consumó la noche del viernes los acuerdos de adquisión y transferencia con Cleveland y Toronto para sus dos nuevos superastros. Miami envió a los Cavaliers a dos selecciones futuras de primera ronda y dos selecciones de segunda ronda por James, mientras que canjeó dos selecciones de primera ronda con los Raptors por Bosh.

James, Bosh y Dwyane Wade firmaron también la noche del viernes contratos por seis años, que dejaron millones de dólares sobre la mesa a fin de proveer al Heat con flexibilidad para armar un equipo de campeonato. Pudieron obtener 16,6 millones cada uno esta temporada, pero aceptaron menos dinero para la consecución de los acuerdos. Ninguno dijo cuánto menos.

Poco antes, mientras 13,000 aficionados coreaban "Sí, lo logramos" en un ambiente más parecido a la entrega de un premio o a un concierto de rock que una arena de basquetbol, el Heat le dio la noche del viernes la bienvenida al nuevo trío de superastros de la NBA en una celebración casi inigualable en la historia del equipo.

James, Wade _favorito del Heat_ y Bosh llegaron y fueron elevados con un montacargas para ponerlos arriba, a la altura de su magnitud.

Una gran fanfarria, para grandes expectativas.

"Esto me sigue pareciendo irreal, hombre", dijo Wade poco antes. "Yo, Chris y 'Bron. Estamos listos. Ya queremos entrenar".

Wade estaba en medio mientras el trío era elevado en la entrada. Bosh a su derecha y James a la izquierda. Bosh señaló hacia los espectadores y lanzó una exclamación, mientras Wade dirigió sus índices hacia la multitud y James se pavoneaba para delicia de los aficionados.

Luego descendieron por la escalera en un largo recorrido en que chocaban las manos con los aficionados, aplaudían y se dejaban llevar por el ambiente.

En tanto, tras bambalinas, el Heat seguía tratando de abrir espacio para Udonis Haslem _ el compañero de Wade en siete temporada y alguien que el Jugador Más Valioso en la final de la NBA en el 2006 quiere de regreso para el siguiente capítulo.

"Esto es más que un sueño vuelto realidad", dijo Wade. "Uno siempre quiere ponerse en la mejor situación posible. Tener la oportunidad de hacer equipo con el indiscutiblemente mejor trío que ha estado en la liga es asombroso".

El locutor del Heat, Eric Reid, los llamó los "tres reyes" al comenzar el programa con una hora de retraso, al parecer por las conversaciones sobre transferencias. Las llaves de la ciudad fueron dispuestas para entregarlas a cada astro en presencia del gobernador Charlie Crist, que estaba en las gradas con varios funcionarios locales.

"Queríamos venir aquí, y LeBron quiso venir", manifestó Bosh.

El presidente del Heat, Pat Riley _el cerebro de las contrataciones_ y el entrenador Erik Spoelstra estaban sentados en las gradas, al igual que el propietario Micky Arison, todos radiantes felicidad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.