Miami contiene a Lin y derrota 102-88 a los Knicks

ETIQUETAS

MIAMI (AP). Jeremy Lin no buscó pretextos, aunque él y los Knikcs tampoco tuvieron las respuestas.

El veloz ascenso de Lin a superastro fue frenado el jueves en la noche. El Heat de Miami acalló la historia más candente de la NBA con un asedio defensivo que no pudo superar el nuevo base de los Knicks.

Lin fue controlado y tuvo el peor partido de su gran racha como el astro más reciente de Nueva York en la derrota que el Heat le asestó por 102-88 a los Knicks. El Heat, líder de la NBA, acumula ocho victorias consecutivas, todas con al menos 12 puntos de diferencia.

Chris Bosh anotó 25 puntos, Dwyane Wade agregó 22 y LeBron James terminó con 20, nueve rebotes y ocho asistencias para Miami, que logró, junto con el Thunder de Oklahoma, el mejor registro de la NBA (27-7) antes del receso con vistas al Juego de Estrellas.

En resumen, Lin acertó uno de 11 disparos de campo y terminó con ocho puntos y tres asistencias, desempeño que distó de su promedio de 23,9 puntos y 9,2 asistencias en sus primeros 11 encuentros en la rotación, cuando hizo resurgir a un equipo que atravesaba un mal momento.

"Antes que nada, (Lin) es digno de todo el crédito que se le ha dado", dijo Wade. "Sabíamos que marcarlo sería una tarea difícil... Es un buen jugador, pero le pusimos mucha presión y dio resultado", agregó.

Y esa presión funcionó con creces.

Lin, que perdió el balón ocho ocasiones, aseguró después que la defensa del Heat le dificultó los regateos con la pelota. Su último disparo _igual que la mayoría de los que hizo_ pegó en el aro a seis segundos del final, pero el resultado ya estaba decidido y se dirigió tranquilamente a los vestuarios.

"Una experiencia que aprender", expresó Lin. "Una experiencia difícil".

Como sea, el partido alcanzó durante algún tiempo la emoción de las expectativas.

El cineasta Spike Lee, el púgil Floyd Mayweather y el jugador de fútbol americano Chad Ochocinco todos estaban sentados a siete lugares unos de otros en una hilera próxima a la cancha; Mike Stanton y Logan Morrison, de los Marlins de Miami, estaban en otra hilera.

Los miembros de la oficina de los Mets de Nueva York se trasladaron en helicóptero a Miami desde el lugar de la pretemporada de primavera del equipo en Port St. Lucie, Florida.

En otro encuentro, el Thunder de Oklahoma City derrotó en casa por 100-85 a los Lakers de Los Angeles y al igual que Miami ambos equipos cerraron con el mejor registro de la NBA, 27-7, antes del receso del Juego de Estrellas.

Kevin Durant anotó 33 puntos y Russell Westbrook agregó 19 para que el Thunder, que ganó su 12do juego consecutivo en casa y le negó a Los Angeles la oportunidad de llegar al receso de mitad de temporada con dos victorias consecutivas como visitantes.

"Fue un partido regular para nosotros", expresó Durant, quien restó importancia a esta victoria de mitad de campaña. "Claro, respetamos a esos jugadores y son campeones, han ganado muchos anillos pero para nosotros fue un encuentro más. Uno sólo intenta mejorar cada día", apuntó.

Los Lakers le habían ganado a los campeones defensores los Mavericks de Dallas la noche previa y querían repetir al otro equipo finalista de la Conferencia del Oeste.

Kobe Bryant anotó 24 puntos pero terminó con siete encestes de 24 tiros para Los Angeles. El español Pau Gasol anotó 22 puntos y se llevó nueve rebotes.

En los otros dos partidos que completaron la jornada, Atlanta derrotó por 83-78 a Orlando, y San Antonio se impuso por 114 a 99 a Denver.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.