Parker y Ginóbili anotan 31 puntos en victoria de Spurs

(AP). Los tres grandes de los Spurs de San Antonio se mostraron gozosos durante un descanso en el período final del encuentro ante los Hornets de Nueva Orleáns, momentos antes de establecer su dominio en el juego.

Tim Duncan le dio palmaditas a Tony Parker y al argentino Manu Ginóbili. Y los tres eran todos sonrisas.

No les faltaban motivos. Los campeones defensores de la NBA se salvaron de caer en el al parecer insalvable hueco que representa una desventaja de 3-0 en los playoffs al vencer a los Hornets.

Parker y Ginóbili anotaron cada uno 31 puntos y Duncan agregó 16, además de atrapar 13 rebotes, y los Spurs derrotaron a los Hornets por 110-99 en el tercer juego de la semifinal de la Conferencia del Oeste.

"Sabemos que quedarse con una desventaja de 3-0, es algo que no ha podido ser salvado antes", dijo Ginóbili, quien junto con Parker acertó buena parte de sus tiros. "Para nosotros, hoy fue como si fuera el séptimo juego de la serie. Sabíamos que si no ganábamos hoy, todo estaría casi completamente perdido. Así que cambiamos el enfoque. Jugamos con más pasión, con más determinación", dijo Ginóbili.

Los Hornets mantienen todavía la ventaja en la serie, de 2-1. El cuarto juego está programado para la noche del domingo, en San Antonio.

El otro jugador argentino de los Spurs, Fabricio Oberto, también hizo de las suyas y colocó dos puntos para la cuenta, al acertar uno de sus tres disparos al aro. En cuanto a Ginóbili, este colocó 11 de sus 22 tiros a la canasta y sus seis libres.

Ginóbili encabezó la ofensiva de los Spurs desde el inicio del período. Estando libre, acertó un tiro de tres puntos y luego recibió falta de parte de Bonzi Wells. Su tiro libre le dio a San Antonio una ventaja de 87-82, y luego de otros tres puntos, colocados 38 segundos después, el astro argentino le dio a su equipo un marcador favorable de 90-84.

Nueva Orleáns llegó a acercarse hasta 90-88, pero los Spurs se impusieron, jugando mucho mejor durante el cuarto episodio que como lo hicieron durante toda la serie.

En el otro juego de la noche, Paul Pierce anotó 19 puntos y Ray Allen superó una sequía ofensiva de siete períodos al anotar 16 unidades para que los Celtics de Boston derrotaran por 89-73 a los Cavaliers de Cleveland, adquiriendo una ventaja de 2-0 en las semifinales de la Conferencia Este.

Kevin Garnett contribuyó con 13 puntos y 12 rebotes para los Celtics.

Los Cavaliers encestaron el 35,6% de sus tiros a la canasta en el partido, apenas el 11,8% en el segundo período, y Boston pudo convertir una desventaja de ocho unidades en una ventaja de nueve que ya no perdió.

El tercer partido de la serie será el sábado por la noche en Cleveland.

Los Cavaliers necesitarán que su público los impulse a salir de su bache ofensivo porque los Celtics tienen foja de 6-0 en los playoffs en partidos disputados en Boston y ellos podrían conservar su ventaja de locales durante toda la postemporada de la NBA.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.