Tyronn Lue, con marca de 2-1, dirigirá al Equipo de las Estrellas del Este

El entrenador novato Tyronn Lue, de los Cavaliers de Cleveland, gracias al despido de David Blatt, con sólo tres partidos al frente del equipo y marca de 2-1, será el que dirija al Equipo de las Estrellas de la Conferenica Este.

La elección de Lue se da porque los Cavaliers hasta el próximo domingo se asegura la mejor marca de la Conferencia Este, aunque todo el crédito es para Blatt, cuyo despido sigue siendo motivo de críticas, rechazo y apunte directo sobre LeBron James como el hombre que de alguna manera estuvo detrás del mismo.

Tanto antes como después del partido que los Cavaliers disputaron la pasada noche contra los Suns de Phoenix y ganaron por 115-93, el asunto principal fue la llegada de Lue, sin ningún mérito a ser el entrenador de un Partido de las Estrellas, y James calificado ya dentro de la NBA como el "asesino de entrenadores".

James replica que tiene la conciencia tranquila que se limita a levantar su voz si hay algo que no le gusta, pero siempre en favor del equipo.

"Si creen que me van a descentrar por lo que digan de mi están perdiendo el tiempo", comentó James. "No he tenido nada que ver en las salidas del equipo de los entrenadores, pero si he dicho a todos lo que pensaba, con el máximo respeto y apoyo, pero sin callarme nada".

Si el discurso de James, que inclusive ha salido ya a la luz su intención también de forzar el despido de Erik Spoelstra cuando estuvo cuatro temporadas con los Heat de Miami, ya no convence a nadie.

Mucho menos la designación de Lue como responsable del Equipo de las Estrellas de la Conferencia Este ya que nunca antes nadie lo había logrado.

El que menos partidos necesitó fue el legendario Pat Riley, en 1982, cuando apenas llevaba 32 con Los Ángeles Lakers.

En su estrategia de no entrar en las polémicas que afectan a los Cavaliers, Lue se limitó a decir que su elección era un tributo a Blatt, los jugadores y los entrenadores asistentes que han permitido al equipo tener la mejor marca, aunque admitió que la situación era un poco "surrealista".

Mientras que James dijo que era un honor y algo positivo el ver que la organización a través de Lue recibía reconocimiento por el trabajo realizado.

"Siempre me siento feliz porque tanto jugadores, entrenadores y directivos reciban el reconocimiento de toda la liga por la labor que realizan", destacó James, que al igual que Lue, tiene ya asegurado la partición, pero en su caso por votación popular.

Sin embargo, en la NBA como en todos los deportes profesionales estadounidenses, el análisis final se basa en estadísticas.

Así, mientras en la Conferencia Oeste, el legendario Gregg Popovich, de los Spurs de San Antonio, que dirigirá por cuarta vez al Equipo de las Estrellas, al no poderlo hacerlo Steve Kerr, de los Warriors de Golden State, --lo dirigió el año pasado y no se puede por el reglamento dos consecutivos-- ha tenido que dirigir 1.538 partidos y ganar cinco títulos de liga, Lue lo logra con sólo tres.

Es el reglamento de un partido, que como muy bien definió el pívot español Pau Gasol, no es nada en el plano deportivo, si en cuanto a imagen, honor y reconocimiento de la labor que los jugadores han hecho en la primera mitad de la liga.

De esta manera, los Cavaliers con marca de 32-12 ya nadie le va a poder dar alcance hasta el próximo domingo, cuando Lue haya dirigido 11 partidos.

Mientras que el Oeste, los Warriors marchan distanciados de resto y desde hace más de un mes ya tienen asegurada la mejor marca.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida