Wade-James-Bosh tratan de evitar que Kobe gane sexto título

NUEVA YORK (AP). Kobe Bryant apenas había acabado de darle el golpe de gracia a los "Tres Grandes" de Boston cuando LeBron James y sus amigos decidieron armar otro trío.

Dwyane Wade anunciaba que se quedaba en Miami, con Chris Bosh diciendo que se apuntaba para acompañarle. Acto seguido, James salió en su vilipendiado programa especial de televisión para proclamar su plan de irse a South Beach.

En dos días, tres súper estrellas. Así, de un plumazo, el Heat fue el equipo que emergió de julio como el gran ganador.

De momento, sin embargo, Bryant y los bicampeones vigentes Lakers son los reyes de junio.

"Creo que mientras nadie derrote a los Lakers, el equipo a vencer a vencer son los Lakers. No importa cómo esté el equipo", comentó el legendario Michael Jordan. "Eso es lo que significa ser campeones. Eres el campeón hasta que alguien te baja del pedestal".

El nuevo Heat debuta en la apertura de la temporada de la NBA el 26 de octubre contra los Celtics de Boston, que cuentan de vuelta con el tridente de Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen. También sumaron a otro veterano con más de 30 años, Shaquille O'Neal.

Y Shaq tiene Un mensaje para sus ex aficionados en Miami: la veteranía es una ventaja.

"Todo el mundo habla del equipo más joven, pero en los últimos 10 años he sido campeón cuatro veces. Aún no he visto a un equipo juvenil ser campeón", dijo O'Neal.

"Los estudios demuestran, se ha documentado en los últimos años, que ningún juvenil ha ganado o se ha acercado", añadió.

Pues Miami podría ser el equipo que cambie el patrón. James ha sido el jugador más valioso de la liga en las últimas dos temporadas. Wade fue el más valioso de la final de 2006. Bosh es uno de los jugadores más dominantes bajo los tableros. Son amigos desde que se anotaron en el draft de 2003, además de compañeros del seleccionado olímpico que conquistó la medalla de oro en 2008.

Llegaron juntos a la agencia libre, el grupo más cotizado en la historia, y Miami logró fichar a los tres.

"Ese fue la razón para venir acá, los tres juntos", dijo James. "En cada partido vamos a dejarlo todo para traer un campeonato para el sur de la Florida".

Bryant no piensa soltarlo de inmediato, pese a diversas molestias físicas y tras operarse la rodilla.

Cuando le pidieron una reacción sobre los fichajes del Heat, el escolta de Los Angeles no ocultó su admiración. "¿Cómo pudo Pat Riley hacer esa (palabra obscena)? Impresionante".Riley lo hizo porque sus tres estrellas aceptaron menos de lo que pudieron conseguir en salarios en otros equipos, permitiendo al Heat renovar el contrato de Udonis Haslem y traer a Mike Miller para contar con una buena banca.

Los Angeles también se reforzó con los fichajes de Steve Blake y Matt Barnes. Phil Jackson vuelve para conseguir un cuarto tricampeonato, el cual permitiría a Bryant empatar a Jordan con seis títulos.

No son los únicos candidatos.

Los Celtics estuvieron a minutos de su 18va corona la pasada temporada, pero Los Angeles remontó para ganar el séptimo juego de la final por 83-79. Orlando ha ganado 59 partidos en las últimas dos temporadas y la Conferencia del Oeste está repleta de rivales capaces de destronar a los Lakers.

Líder de la selección de Estados Unidos que conquistó el Mundial de básquetbol en Turquía, Kevin Durant puede convertir a Oklahoma City en un equipo de alto riesgo

Los Knicks de Nueva York no lograron hacer realidad su deseo de adquirir a James, pero sí supieron seducir a Amare Stoudemire y por primera vez en mucho tiempo hay optimismo en el Madison Square Garden.

Carlos Boozer dejó Utah y los Bulls de Chicago ahora cuentan con la pieza bajo los tableros que les faltaba.

Todo pinta para una electrizante temporada, pero aguas turbias se avecinan.

El contrato colectivo vence el 30 de junio de 2011. La NBA y la asociación de jugadores no se han puesto de acuerdo en uno nuevo tras más de un año de negociaciones. Aunque dice que el básquetbol pasa por una era dorada, el comisionado David Stern advierte sobre las pérdidas, 370 millones de dólares la pasada temporada.

Los jugadores, sin embargo, no están de acuerdo, y mencionan cómo se han disparado los ingresos y las ventas de entradas. Se oponen a las propuestas de los dueños para reducir salarios y modificar los contratos.

Es posible que Stern, dos semanas después de entregar el trofeo de campeón a mediados de junio, declare un paro patronal.

"(La temporada) será fantástica, pero lastimosamente, como se lo hemos indicado a la asociación de jugadores, vamos a perder dinero" dijo Stern. "Si pudiésemos lograr que esta empresa sea modestamente exitosa, eso permitirá que esta era dorada sea una era de platino".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.