Bobby Cox quiere una postemporada más

ETIQUETAS

ATLANTA (AP). Bobby Cox sigue a la espera del obsequio de jubilación que más anhela: otro boleto a la postemporada.

Es un regalo que podría mantenerle en la cueva un par de semanas más.

"Tengo tiempo para reflexionar sobre lo que ha ocurrido este año y durante mi tiempo en Atlanta en otro mes y medio", dijo Cox a la AP el miércoles.

¿Otro mes y medio? La temporada regular culmina el domingo. Cox se retira como piloto al final de la temporada, así que es obvio que confía que los Bravos harán algo grande en los playoffs.

Atlanta comanda la puja por el wild card de la Liga Nacional y Cox considera volver a los playoffs como el broche de oro para su carrera.

Durante su cuarto de siglo con los Bravos, condujo al equipo a 14 títulos de división consecutivos a partir de 1991 y lo sacó campeón de la Serie Mundial de 1995.

Cox dice que agregar otro banderín en el Turner Fielde valdrá "mucho".

"Gane o pierda, hemos tenido un año fantástico, pero uno está en esto en esto para ganar y un título más sería enorme para el franquicia y algo tremendo antes de jubilarme", dijo Cox. "Estamos tratando de darlo todo ahora mismo".

Los Bravos se juegan la vida con una serie en casa este fin de semana contra Filadelfia.

Muchos que conocen a Cox se sorprendieron cuando anunció su retiro con un año de anticipación, ya que suele esquivar la atención. Al adelantar la noticia, pues provocó que durante la campaña, en cada ciudad, le preguntasen sobre sus planes futuros, además de una procesión de homenajes por parte de los demás equipos en el Viejo Circuito.

A Cox, quien usa el seis en su camiseta, le mostraron con ese número en la pizarra del Wrigley Field de Chicago. Los Astros de Houston le regalaron un sombrero y botas de vaquero. Los Mets de Nueva York le dieron una caja del vino que produce Tom Seaver. Y los Nacionales de Washington le entregaron una bandera que una vez fue izada en el Capitolio.

La admiración que se le tiene a Cox, cuarto en la lista de managers con más victorias, es obvia. Lo sorprendente ha sido que Cox se ha entusiasmado con los homenajes.

"Nunca lo había visto sonreír tanto este año como en los previos", dijo el tercera base Chipper Jones, un veterano de 16 años que sólo jugado bajo la batuta de Cox . "Se nota lo mucho que trata de disfrutar las muestras de gratitud que ha recibido, no sólo de esta ciudad y esta franquicia, sino en todo el país".

El gran festejo será el sábado. Los Bravos planean homanajear a Cox, de 69 años, previo al juego contra los Filis.

"Es sólo una oportunidad para enfocarse en un día dedicado a un individuo excepcional, su gran trayectoria y rendirle un tributo de manera apropiada", dijo el presidente de los Bravos John Schuerholz.

"Es un gran amigo y uno de los mejores managers en la historia", añadió Ted Turner, el ex dueño de los Bravos.

Las aspiraciones de avanzar a los playoffs para los Bravos dependen de sus últimos tres juegos, las circunstanciones perfectas para el adiós de su piloto de siempre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.