Los Cerveceros pueden batear, pero el pitcheo es otra cosa

EU ( AP). Los Cerveceros de Milwaukee deben tener marcado en sus calendarios el año 2011 por una cuestión de plazos. Al final de esa temporada, Prince Fielder podrá declararse agente libre y no se descarta que el artillero busque otro rumbo.

Fielder pertenece a una camada de inicialistas que entrarán en la agencia libre tras esa campaña, una lista que podría incluir a figuras de la talla de Albert Pujols (San Luis), Ryan Howard (Filadelfia) y Adrián González (San Diego).

Su agente se llama Scott Boras, quien goza de una reputación de exprimir todo el jugo en las negociaciones para conseguir el contrato más abultado posible. Con apenas 25 años, Fielder se perfila para ser uno de los jugadores más apetecidos.

Milwaukee, en cambio, es un club que cabe en la categoría de modesto en cuanto a presupuesto por lo que un futuro sin Fielder no deberá sorprender a nadie.

Fielder dice que de momento no hay que preocuparse por su futuro y que su deseo es quedarse en Milwaukee.

" Aquí fue donde debuté y me siento a gusto, así que me quiero quedar mientras eso sea posible", declaró Fielder durante una actividad con los fanáticos del club. " De todas formas me quedan dos años más, así que yo sólo aguardo a ver qué pasará y que todo salga bien".

Viene de un 2009 en el que bateó para .299 con 46 jonrones y compartió la punta en las mayores con sus 141 remolcadas.

Pero fue una temporada decepcionante para sus Cerveceros, que dieron marcha atrás con su marca de 80-82 tras haberse clasificado a la postemporada en 2008.

Otra campaña con ese rumbo y Fielder tendría otro motivo para optar por un sendero distinto.

Milwaukee fue el tercer equipo con más carreras (785) y jonrones (182) en la Liga Nacional, pero su pitcheo fue un desastre de enormes proporciones.

La efectividad de sus abridores (5.37) fue la peor en la Nacional. Recibieron 818 carreras, quedando penúltimos en el circuito.

El único pitcher que se salvó de los palos fue Yovani Gallardo, el derecho mexicano de 24 años. Su total de victorias de 13 debió ser más alto, ya que por razones misteriosas la ofensiva del equipo se apagó en varias de sus aperturas: dos carreras o menos en nueve de esas salidas.

Una muestra de lo que debió sudar se dio el 29 de abril en un triunfo 1-0 ante Pittsburgh. Gallardo disparó el jonrón que significó la solitaria carrera y recetó 10 ponches.

Con los fichajes de los zurdos Randy Wolf y Doug Davis, más la adición de Rick Peterson (ex de los Atléticos y Mets) como coach de pitcheo, los Cerveceros confían que las cosas mejorarán. Wolf registró efectividad de 3.23, pero ello apenas se redituó en una marca de 11-7 con los Dodgers. Davis lo hizo con 9-14 y 4.12 para Arizona.

Los otras dos plazas eran peleadas por integrantes del grupo del año pasado, y todos generan interrogantes por sus altibajos.

A Jeff Suppan (7-12) lo salva el hecho que el equipo le debe más de 12 millones de dólares correspondiente al último año de su contrato. La efectividad de Dave Bush se disparó a 6.38 el año pasado. Manny Parra (6.36) fue enviado a las menores tras una seguidilla de malas aperturas.

Aparte de Gallardo, el otro lanzador destacado fue el cerrador Trevor Hoffman, quien se anotó 37 rescates y elevó a 591 su total histórico. LaTroy Hawkins, Claudio Vargas y Todd Coffey conforman el resto de un sólido bullpen.

El manager Ken Macha es consciente que la ofensiva no puede depender tanto de los batazos largos de Fielder y el jardinero izquierdo Ryan Braun (32 jonrones y 114 remolcadas), y ha puesto énfasis en la velocidad en las bases.

En esto será preponderante que el segunda base Rickie Weeks, el jardinero derecho Corey Hart y el central Carlos Gómez se recuperen tras declinar en 2009.

Weeks comenzó la campaña con nueve jonrones en 37 juegos hasta que una lesión lo dejó fuera por el resto del año y Hart (48 impulsadas) también se vio afectado por dolencias.

El dominicano Gómez corre como un rayo, pero su incapacidad para embasarse (su promedio no pasa de .300) fue lo que provocó que Minnesota perdiera la paciencia al dejarlo ir.

Finalmente llega la hora definitiva para el torpedero venezolano Alcides Escobar, quien en la recta final del año pasado se destacó al batear para .304 en 368 juegos. Esa actuación fue lo que convenció al equipo para traspasar a J.J. Hardy a Minnesota.

Una agradable sorpresa el año pasado fue el desempeño de Casey McGehee (.301 y 16 jonrones) desde la antesala. Gregg Zaun, quien en su carrera ha sido principalmente suplente, estará a cargo de la receptoría.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.