Fausto Carmona conduce victoria de Indios sobre Tigres

(AP). Fausto Carmona le dio a los Indios de Cleveland el impulso necesario y Ryan Garko y Travis Hafner estuvieron listos para asegurarse de que no lo echaran todo a perder.

El dominicano Carmona toleró una carrera en seis entradas y dos tercios, Garko y Hafner batearon jonrones de dos careras y Jason Michaels empujó otras tres para llevar a los Indios a una victoria de 11-1 sobre los Tigres de Detroit.

"Todo dependió de Fausto dominándolos y dándonos la oportunidad de lograr la ventaja", dijo Garko.

Los Indios han perdido seis de siete encuentros, y los anteriores tres. Su bullpen desaprovechó las buenas actuaciones de Jake Westbrook y Paul Byrd ante Boston y su ídolo C.C. Sabathia le cedió nueve carreras a Detroit la noche previa.

El entrenador Eric Wedge, frustrado por el desempeño del equipo, sostuvo una reunión con los jugadores antes del encuentro. Y parece que ello tuvo buenos efectos, al menos por una noche.

"Nuestro enfoque en el plato fue mejor", dijo Wedge. "Tuvimos un buen desempeño al bate", agregó.

Carmona (2-1), quien dio ocho pasaportes en tres entradas y un tercio en su previa apertura ante Oakland, cedió ahora siete hits, ponchó a dos y no dio boletos.

En otros encuentros de la Liga Americana, el dominicano Manny Ramírez conectó dos jonrones más contra el inefectivo Mike Mussina, y llevó a Josh Beckett y a los Medias Rojas de Boston hacia un triunfo por 7-5 sobre los locales Yanquis de Nueva York.

El duelo estuvo a punto de tornarse violento.

El relevista de los Yanquis, Kyle Farnsworth lanzó una recta de 97 millas por hora detrás del cuello de Ramírez, quien ha tenido su explosión más reciente con el bate frente a su rival favorito. Era el primer lanzamiento del séptimo inning, y la acción derivó en ovaciones de los 55.088 espectadores en el estadio.

Ramírez arrojó el bate, pero nunca avanzó hacia el montículo. El umpire del plato Larry Vanover hizo una advertencia de inmediato a las dos casetas, y Ramírez pegó después un rodado a la intermedia.

Los Medias Rojas no buscaron ya represalias.

El par de bambinazos dejó a Ramírez, a quien le gusta admirar sus descomunales batazos, con cinco jonrones esta temporada, tres en seis días ante Mussina (1-3). Lleva también 13 hits en sus últimos 26 turnos ante el derecho, con cuatro jonrones y 11 remolcadas.

Ramírez terminó con tres hits por segunda noche seguida y anotó tres veces.

Por su parte, el venezolano Carlos Silva siguió el ejemplo dado la víspera por su conacional Félix Hernández, para trabajar un juego completo y darle a los Marineros su sexta victoria consecutiva de la serie, con un marcador de 8-1 sobre los Atléticos de Oakland.

El puertorriqueño José Vidro bateó un sencillo impulsor de dos carreras para Seattle en la tercera entrada, en la cual hubo una serie de cinco ante Lenny DiNardo (1-1). El cubano Yuniesky Betancourt empujó una con un sencillo y Kenji Johjima recibió pasaporte con las bases llenas para que los Marineros ganaran su tercer juego consecutivo y le propinaran a los Atléticos su tercera derrota seguida de la temporada.

En el resto de la jornada, los Orioles se fueron a 10 entradas para derrotar por 6-5 a los Medias Blancas, los Rangers vencieron por 4-1 a los Azulejos, los Angelinos derrotaron por 5-3 a los Reales, y los Rays por 7-3 a los Mellizos.

Del otro lado de las mayores, en la Liga Nacional, Troy Tulowitzki bateó un sencillo impulsor con dos outs en la vigésimo segunda entrada, para empujar al dominicano Willy Taveras y los Rockies de Colorado vencieron a los Padres de San Diego por 2-1 en el encuentro más largo de las mayores en casi 15 años.

El juego, de seis horas y 16 minutos, que terminó a las 1:21 de la madrugada del viernes, fue el más largo desde el 31 de agosto de 1993, cuando Minnesota venció a Cleveland por 5-4 en 22 innings.

También es el más largo en la historia de los Rockies y en los cinco años de historia del estadio Petco Park, y estuvo sin anotaciones hasta la décimo cuarta entrada, cuando Brad Hawpe recibió pasaporte con las bases llenas ante Kevin Cameron, pero los Padres empataron en la parte baja de la entrada, con un sencillo con las bases llenas de Josh Bard ante Manny Corpas.

En tanto, el manager Dusty Baker obtuvo la victoria en el estadio Wrigley Field al frente de sus Rojos de Cincinnati gracias al trabajo de Joey Votto, Ken Griffey hijo y Edinson Vólquez.

Votto bateó un doblete con la casa llena, conectó un cuadrangular y produjo cinco carreras. Griffey, por su parte, conectó el cuadrangular 596 de su carrera para que Cincinnati derrotase el jueves 9-2 a los Cachorros de Chicago para cortar una racha de cinco derrotas consecutivas.

Con el viento soplando en el Wrigley Field por primera vez en la serie de tres juegos, Votto conectó los hits decisivos y Baker derrotó así al equipo que dirigió entre 2003 y 2006. Los Cachorros ganaron los primeros dos partidos 9-5 y 12-3.

El dominicano Vólquez (2-0) permitió cuatro imparables y una carrera en cinco entradas. En tres aperturas, ha permitido sólo 12 hits y dos carreras limpias en 15 innings y un tercio.

En los demás juegos del día, los Filis vencieron por 10-2 a los Astros, los Cerveceros a los Cardenales por 5-3, los Bravos blanquearon a los Marlins por 8-0 y los Mets se fueron a 14 entradas para derrotar por 3-2 a los Nacionales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.