2011: Los Filis, grandes lanzadores pero un bateo en problemas

(AP). La Navidad de los Filis de Filadelfia fue espectacular, con el mejor regalo posible: una rotación de cuatro ases.

Cuando los Filis lograron contratar a Cliff Lee para armar una superlativa rotación de lanzadores abridores, la impresión era que Filadelfia ya había ganado por decreto el pase a la Serie Mundial.

Lee prefirió volver al equipo con el que había sido una pieza de alquiler en la temporada de 2009, descartando los cantos de sirena de los Yanquis de Nueva York.

Cualquiera entre Roy Halladay, Roy Oswalt, Cole Hamels y Lee sería el número uno en las rotaciones de muchos otros equipos. Halladay y Oswalt son los derechos, mientras que Lee y Hamels conforman el binomio de zurdos. Y el último de la cola, Joe Blanton, bien podría ser considerado como el quinto mejor abridor de las mayores.

La discusión inicial se centró en si estos Filis serán capaces de convertirse en el tercer club con cuatro ganadores de 20 juegos en una temporada.

Esa proeza fue conseguida por los Orioles de Baltimore de 1971 con los brazos de Dave McNally (21), Mike Cuéllar (20), Pat Dobson (20) y Jim Palmer (20). Los otros fueron los Medias Blancas de Chicago en 1920, con Red Faber (23), Lefty Williams (22), Eddie Cicotte (21) y Dickey Kerr (21).

Las expectativas se han enfriado estas últimas semanas. Los pronósticos de que arrasaría con todo ya no son tan firmes para el equipo que ha reinado en el Este de la Liga Nacional desde 2007.

Sus aficionados se han alarmado por una seguidilla de lesiones que han tocado a varias piezas importantes de su engranaje ofensivo, sobresaliendo el segunda base Chase Utley.

El lamento que se empieza a escuchar es que los Filis tienen pitchers de sobra, pero carecen de bateo.

La ofensiva de los Filis ha sido la mejor del Viejo Circuito desde 2007, pero la campaña anterior mostró un patrón de declive.

Quien genera más inquietud es el segunda base Utley, quien en diciembre cumplió 32 años y viene de la temporada con menos juegos disputados (115) desde que pasó a ser titular.

Aquejado por una dolencia en la rodilla derecha, Utley no ha visto acción en la pretemporada en una lenta rehabilitación.

La otra realidad es que la producción de Utley ha ido a la baja desde su pico personal en porcentaje de bateo, un .332 en 2007. Entre 2005-09, Utley promedió 29 jonrones y 101 impulsadas, pero el año pasado apenas disparó 16 vuelacercas y fletó 65 carreras.

El equipo no descarta la posibilidad de una operación, lo cual implicaría una ausencia prolongada.

Las opciones que baraja el gerente Rubén Amaro Jr. no son nada alentadoras: los dominicanos Wilson Valdez y Luis Castillo. Valdez no es la gran cosa con el madero, mientras que los mejores tiempos de Castillo corresponden al pasado. Los Mets de Nueva York, oponentes de división, prefirieron absorber los 6 millones que aún le debían en salario a Castillo que mantenerlo dentro de su roster,

Otros afectados por dolencias son Domonic Brown (mano), el talentoso prospecto que iba a reemplazar Jayson Werth en el jardín derecho, y el tercera base dominicano Plácido Polanco (codo).

Así las cosas, Ben Francisco ha quedado como titular en el derecho, con Shane Victorino (.259, 18 jonrones y 34 robos) y Raúl Ibáñez (.275, 16 jonrones y 83 impulsadas) en el central e izquierdo, respectivamente.

El torpedero Jimmy Rollins (.243, 8, 41 en 88 juegos) tendría que sacrificar su puesto como primero al bate y hacerla de tercero mientras dure la baja de Utley.

Esos números de Rollins cotizaron negativamente al compararlos con campañas previas, que incluyen un premio al Jugador Más Valioso.

Los Filis también requieren más del primera base Ryan Howard (.276, 31, 108), quien por primera vez desde 2006 no alcanzó al menos los 40 jonrones.

La sorpresa agradable de 2010, en cuanto al bate, fue el panameño Carlos Ruiz (.302, 8, 53), un receptor cuya valía suele ser menospreciada.

Algo que ha pasado casi inadvertido, en medio de tanto elogio a los abridores, es que el bullpen, que el año pasado fue un punto débil, no fue reforzado y su cerrador Brad Lidge arrastra una molestia en el hombro.

Ryan Madson (6-2, 2.55) tendría que asumir el papel de cerrador si lo de Lidge es más grave, con el cubano José Contreras y el puertorriqueño J.C. Romero como los otros relevistas destacados.

Si el bateo no responde, los Filis tendrán que depender mucho en sus lanzadores, quizás para ganar demasiados partidos por 1-0 o 2-1.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.