Hernández saca a los Rojos del bajón de bateo

OAKLAND, California (AP). El venezolano Ramón Hernández no se había sorprendido cuando los bates de los Rojos se silenciaron durante el fin de semana. Pero tampoco se asombró cuando Cincinnati salió con todo de ese bajón en el partido del lunes en Oakland.

Hernández pegó un vuelacercas al iniciar la décima entrada y Joey Votto y Scott Rolen lo imitaron instantes después para que los Rojos vencieran 6-4 a los locales Atléticos.

"Sabes que vas a pasar por buenas y malas", dijo Hernández. "Hay muchos partidos y uno no puede estar bien en todos. Es imposible. Lo importante es que estamos tratando de no caer en esos bajones largos".

Los Rojos habían anotado apenas una vez al ser barridos por los Marineros y el lunes sólo le arrancaron una carrera sucia al abridor de Oakland Gio Gonzalez hasta que en el décimo episodio volaron la pelota tres veces.

Hernández mandó un lanzamiento de 0-1 de Michael Wuertz (2-1) hasta el poste de foul del jardín derecho y rompió el empate de 2-2. Brandon Phillips pegó un sencillo y llegó a segunda por un sacrificio antes del jonrón de dos carreras de Votto frente a Cedrick Bowers. Rolen vino después con otro cuadrangular.

"Uno sabía que nos tocaba una gran entrada", dijo el piloto de los Rojos Dusty Baker. "Fue enorme. Parece que cuando los bates están enfermos, son los bates de todos, pero cuando los bates se curan, parece que todos se curan al mismo tiempo".

En Washington, el cubano Liván Hernández se subió a la lomita luego de su peor salida de la temporada y cuando los Nacionales de Washington venían en plena racha de derrotas. Con un pequeño ajuste en su mecánica, logró un envión para su equipo y para sí mismo.

Hernández tuvo su salida más larga desde el 9 de mayo. Concedió una carrera y ocho imparables en siete entradas en la victoria de 2-1 sobre los Reales de Kansas City y aprovechó los cuadrangulares solitarios de Mike Morse y el dominicano Cristian Guzmán para llevar su foja a 6-4.

Así, cortó una racha de seis derrotas de los Nacionales, la más larga que han tenido este año.

"Fue un partido difícil. Kansas City es un equipo de buen bateo", dijo Hernández. "Sé que mucha gente estaba pensando: 'Ocho carreras en su último partido', sé cómo piensa la gente. No me molesta".

En su apertura final en Detroit, el cubano había permitido ocho carreras y siete imparables. Dijo que el problema fue que bajaba el brazo del guante en cada lanzamiento; tanto, que el antebrazo le dolía después del partido. Sin embargo, trabajó en el bullpen con el entrenador de lanzadores Steve McCatty para corregir el inconveniente y así desconcertó a los Reales toda la noche.

"Todo lo que lanzó fue en la zona", dijo el segunda base de los Reales Mike Aviles. "Como bateador, se hace difícil pegar cualquier tipo de hit o lograr cualquier cosa cuando el lanzador encuentra las esquinas. Iba para adentro, afuera, arriba, abajo, hace exactamente lo que hace un lanzador veterano".

En el otro partido interligas del lunes, los Diamondbacks de Arizona vencieron 10-4 a los Yanquis de Nueva York.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.