Hernández pega slam pero no se lleva triunfo por lesión

(AP). En el segundo inning, Félix Hernández recorrió las bases, emocionado, tras convertirse en el primer lanzador de la Liga Americana que conecta un grand slam en 37 años.

Tres entradas después, el venezolano arrojaba su gorra al suelo, en señal de frustración, luego de lesionarse.

Hernández logró su jonrón con la casa llena frente a su compatriota Johan Santana, y debió abandonar el montículo al torcerse el tobillo antes de poder adjudicarse la victoria en el duelo que los Marineros de Seattle ganaron por 5-2 a los Mets de Nueva York.

Frente a uno de los mayores ídolos de su país, Hernández sonó su toletazo cuando había dos outs en el segundo inning para darle a Seattle una ventaja de 4-0.

"¿Cuán fue mi estrategia? Sólo cerré los ojos y le pegué", dijo Hernández, quien añadió que quizás no jonroneaba desde que estaba en las Pequeñas Ligas. "Me sentí feliz y creí que eso sería todo lo que necesitaríamos, cuatro carreras".

El garrotazo entre el jardín derecho y el central fue el primer cuadrangular de un serpentinero en la historia de los Marineros, y el primer grand slam de un pitcher de la Americana desde el 11 de mayo de 1971, cuando lo logró Steve Dunning, de Cleveland, frente al cubano Diego Seguí, de acuerdo con el Elias Sports Bureau.

Aquel bambinazo de Dunning con la casa llena ocurrió un par de años antes de que la Liga Americana comenzara a jugar con bateador designado, y seis años antes de 1977, cuando nacieron los Marineros como un equipo de expansión.

"Félix hizo un swing muy bueno", dijo Santana. "El lanzamiento estaba fuera de la zona de strike, como debía ser, y de pronto me sacó la pelota del parque. No pude hacer nada".

El último serpentinero de la Liga Nacional que pegó un grand slam lo hizo también en el Shea Stadium. Fue Dontrelle Willis, quien jugaba entonces con Florida, y dio su jonrón ante los Mets el 7 de julio del 2006.

Hernández, un lanzador de 1,89 metro (6,3 pies) de estatura y 104,3 kilos (230 libras) de peso, aplaudió mientras recorría las bases. Pegó su cuadrangular en su primer turno al bate de la campaña.

Durante su carrera en las Grandes Ligas, el venezolano ha bateado de 9-2, con cinco remolcadas y seis ponches.

Pero tres entradas después de su hazaña, Hernández se torció el tobillo izquierdo mientras trataba de cubrir el plato, luego de un lanzamiento descontrolado que derivó en una carrera. El puertorriqueño Carlos Beltrán se deslizó con determinación a los pies de Hernández, quien se quedó a un out de estar en condiciones de llevarse el triunfo.

Tras sentir dolor en un lanzamiento de calentamiento, el venezolano salió hacia la caseta, ayudado por los masajistas del equipo.

Beltrán dijo que llamó a Hernández para ver cómo estaba.

"Todo ocurrió muy rápido", dijo Beltrán. "En realidad yo no vi nada, sino el plato. Después de que observé la repetición en video, me di cuenta de que él estaba bloqueando el plato y yo lo golpeé con los spikes".

Las radiografías descartaron una fractura, y Hernández espera cumplir su próxima apertura prevista.

"Seguro, ahí estaré", dijo.

Roy Corcoran relevó a Hernández y trabajó durante una entrada y un tercio. Ryan Rowland Smith (2-1) ponchó a tres rivales en dos entradas perfectas, y Arthur Rhodes se apuntó su primer salvamento desde el 2006, cuando estaba en Filadelfia.

El venezolano José López añadió un sencillo productor para los Marineros.

Santana (7-6) admitió cinco carreras _una limpia_ y siete imparables en siete entradas, para cargar con la derrota.

En otros juegos de interligas, los Diamondbacks de Arizona superaron por 2-1 a los Medias Rojas de Boston; los Angelinos de Los Angeles ganaron 3-2 a los Nacionales de Washington, y los Reales de Kansas City derrotaron 8-4 a los Rockies de Colorado.

En la Liga Nacional, los Cerveceros de Milwaukee vencieron por 4-1 a los Bravos de Atlanta.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.