¿Será que Javier Vázquez es alérgico a Nueva York?

NUEVA YORK (AP). Después de una mala apertura en casa, Joe Girardi creyó que salir de Nueva York le vendría bien a Javier Vázquez.

Pues el manager de los Yanquis se equivocó. Las dudas siguen ahí, más necias que nunca. ¿Será que el lanzador puertorriqueño no tiene la madera para brillar en Nueva York?

Por lo pronto no hay apresurarse y dejarse llevar bajo el punto de vista de Curt Schilling, el retirado pitcher que aseveró que Vázquez sólo puede destacarse en equipos de segundo nivel o sin aficiones que se toman las cosas muy a pecho al mencionar directamente a Montreal y Atlanta.

Lo que no se puede ocultar es que Vázquez tiene problemas palpables con la velocidad de su recta. Y también está la cruda realidad de que _hoy en día_ lanzar en la Liga Americana resulta más exigente que en la Nacional.

"Da pena la forma como estoy lanzando ahora mismo", admitió Vázquez tras sufrir el domingo su tercera derrota en cuatro aperturas durante la campaña.

Pese a que los Yanquis le dieron una ventaja de tres carreras en el juego contra los Angelinos en Anaheim, el derecho de 33 años no supo pasar de los tres innings y dos tercios. Apenas hizo 78 pitcheos.

Aún no ha logrado cubrir seis innings esta temporada y ha permitido 20 carreras en igual número de 20 entradas, dejando su efectividad en 9.00.

Se trata de cifras que no compaginan con el desempeño que Vázquez tuvo el año pasado con los Bravos de Atlanta, un club de la Nacional, donde tiró por lo menos seis episodios en 28 de sus 32 aperturas.

Esto no era lo que se esperaban los Yanquis cuando decidieron negociar un canje con Atlanta, al seducirse por la marca de 15-10 y la efectividad de 2.87 que el boricua registró con los Bravos y darle una segunda oportunidad en Nueva York.

El plan era que Vázquez se iba a convertir en un cuarto abridor de lujo en la rotación, consolidando el trío principal de CC Sabathia, A.J. Burnett y Andy Pettitte. Pese a ganar su primer campeonato de Serie Mundial después de nueve años, Nueva York quería tener algo seguro tras afrontar la postemporada con una rotación de tres pitchers.

No ha sido así. Vázquez es más bien el eslabón perdido en un equipo que hasta el pasado fin de semana no había perdido una serie y la que cedieron ante los Angelinos se definió por la mala salida del boricua. Phil Hughes, quien coqueteó con un juego sin hits, luce ahora como el número cuatro.

Lo que pone en aprietos a Vázquez es la presión de encontrarle una solución inmediata a sus dificultades porque de lo contrario la afición de los Yanquis será implacable en su rechazo.

Su segunda salida del año fue en el Yankee Stadium y también le tocó cargar con la derrota ante los Angelinos, llevándose un coro de pifias al ser retirado del montículo.

Sea justificado o no, el recuerdo del previo ciclo de Vázquez con el uniforme de los Yanquis terminó catastróficamente al ser la víctima del jonrón con las bases llenas de Johnny Damon en el séptimo juego de la serie de campeonato de la Americana en 2004, un batazo que terminó de sellar la remontada de Boston tras verse abajo 3-0.

Girardi se resiste a pensar que sea deja vú: "Yo no creo en eso. Es alguien que ha tenido éxito en el pasado, lanzando en muy alto nivel".

Para revertir la situación, Vázquez debe ver cómo hace para que su recta sea más explosiva.

Según un análisis de FanGraphs.com, la velocidad promedio de su recta este año oscila en las 88.8 millas por hora, 2.3 más lenta que en 2009.

Vázquez no le encuentra explicación al asunto, aunque intuye que sus problemas se deben a cuestiones de mecánica.

"Estoy teniendo problemas con mi mecánica, pero igual debo hacer buenos pitcheos. No es excusa", dijo Vázquez.

Quizás pueda estar arrepentido de haber vuelto a la Liga Americana. ¿Por qué? Ahí está el ejemplo de Carlos Silva, quien perdió 18 juegos y tuvo 6.81 de efectividad en dos años con Seattle. Ahora con los Cachorros, el venezolano tiene foja de 2-0 y 1.73 de efectividad.

Mientras que la carrera de Brad Penny (3-0, 0.94) ha tomado un segundo aire en San Luis, Jake Peavey (0-1, 7.66) está penando con los Medias Blancas de Chicago.

El próximo desafío para Vázquez será el sábado en casa contra los Medias Blancas, con quienes tuvo marca de 15-8 en 2007. Apenas un mes en la campaña, es una apertura con visos de vida o muerte.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.