Jeter quiere gozar al buscar los 3.000 hits

TAMPA, Florida (AP). El capitán de los Yanquis planea disfrutar toda la expectativa que rodeará la búsqueda de su hit número 3.000 en las Grandes Ligas.

Al iniciar la campaña de 2011, a Jeter sólo le faltan 74 imparables para alcanzar el hito.

"Todo el año será una fiesta", bromeó Jeter el domingo. "Siempre he sido alguien que trata de mantenerse al margen de estas cosas individuales y evito hablar mucho de ello. Espero que pase rápido porque no quiero que el enfoque sea exclusivamente conmigo. Ahora mismo, creo, trataré de disfrutar cada día".

A sus 36 años, el campocorto es el líder histórico de hits de los Yanquis.

"Es algo muy duro de conseguir", dijo Jeter sobre llegar a los 3.000 hits. "Son muy pocos los que lo han logrado. Aunque no sea un récord propio de los Yanquis, no deja de serlo que lo consigues con el uniforme de los Yanquis".

Jeter viene de una temporada irregular en 2010, con promedio de .270, muy por debajo del .314 que es la media de su carrera.

"Estoy motivado al comenzar cada temporada", dijo Jeter. "Entiendo cuál es mi trabajo. Mi trabajo es jugar de campocorto y tratar de ayudar a que el equipo gane. Eso nunca ha cambiado en 15 años y no cambiará ahora".

Jeter también indicó que no se sintió ofendido durante el receso de invierno, luego que se airearon los entretelones de las negociaciones con los Yanquis, con ciertos dardos lanzados entre las partes, antes de firmar una renovación de tres años por 51 millones de dólares.

"Desde el primer día, el objetivo principal era estar acá", dijo Jeter. "Acá estoy y estoy contento".

Jeter, quien desde enero empezó sus preparativos, admitió que entrenar durante el receso es cada vez más difícil.

"No creo se hace tanto esfuerzo cuando eres joven", declaró Jeter. "Te pones viejo y tienes que tomar menos tiempo libre. Es más fácil mantenerse en forma que tratar de ponerse en forma".

También el domingo, el segunda base dominicano Robinson Canó se presentó a la sede de pretemporada tras ausentarse para el reconocimiento médico el día previo tras confundirse con las fechas.

Canó explicó que se enteró de la situación cuando los Yanquis le llamaron para averiguar dónde se encontraba. Señaló que se disculpó con los directivos del club y no fue sancionado.

"Me confundí. No es nada chistoso. No me gusta llegar tarde. Ustedes saben que yo siempre soy puntual", afirmó.

Canó fue el mejor bateador de los Yanquis el año pasado con su promedio de .319. También alcanzó sus números más altos en jonrones (29) y remolcadas (109). Ganó los premios Guante de Oro y Bate de Plata.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.