Larkin, pendiente de su hija, espera su turno al Salón de la Fama

NUEVA YORK (AP). Pase lo que pase el lunes, Barry Larkin planea estar en Nueva York durante la semana próxima.

No es que el ex torpedero de los Rojos de Cincinnati sepa por adelantado que ha recibido el 75% de los votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica que necesita para entrar al Salón de la Fama ni que deba presentarse a la tradicional rueda de prensa en el hotel Waldorf-Astoria de Manhattan al día siguiente del anuncio.

CymcoLe, la hija de 16 años de Larkin, ha emprendido una carrera como cantante y estos días planear grabar escenas de un video musical en Times Square y el edificio Empire State.

"Todo el mundo está pendiente del lanzamiento de la carrera de mi hija y nadie se ha puesto a pensar sobre eso (el Salón de la Fama)", dijo Larkin.

Dentro de un grupo de candidatos carente de nombres que lleven la etiqueta de "seguros", Larkin es quizás el jugador con mejores posibilidades de lograr el número necesario de adhesiones para ingresar al templo de los inmortales en Cooperstown.

Este será el tercer año en que aparece en la papeleta de aspirantes y precisa aumentar en un 13% su total de votos con respecto a 2011.

Las credenciales de Larkin avalan su candidatura.

_Acudió a 12 Juegos de Estrellas y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1995.

_Acumuló 2.340 hits en 2.180 partidos a lo largo de 19 campañas con los Rojos.

_Se retiró con un promedio de bateo de .295 y .371 de embasado.

_Su OPS (embasado más slugging) es el cuarto más alto entre torpederos que han jugado por lo menos 2.000 juegos, apenas detrás de Joe Cronin, Honus Wagner y Derek Jeter.

_Fue parte del equipo de Cincinnati que conquistó la Serie Mundial de 1990 y ganó tres veces el Guante de Oro a la excelencia defensiva.

En su primer año, Larkin captó el 51,6% de los votos y el año pasado escaló a 62,1%. Se quedó corto por 75 votos en una elección en la que el puertorriqueño Roberto Alomar y Bert Blyleven fueron seleccionados.

De ser electo, le tocará estar en la ceremonia de exaltación prevista para el 22 de julio en Cooperstown, en el norte del estado de Nueva York. Ese día se honrará a otra leyenda: el extinto Ron Santo, tercera base de los Cachorros de Chicago entre 1960 y 1973, quien fue seleccionado el mes pasado por el Comité de Veteranos.

Jack Morris, Lee Smith y Jeff Bagwell son los otros jugadores que sobresalen dentro del grupo que repite en la papeleta.

Las nuevas adiciones a la lista no provocan entusiasmo. Tal vez el más reconocido es Bernie Williams, el jardinero central que ganó un título de bateo con los Yankees de Nueva York.

No hay nada definitivo que indique que Larkin saldrá elegido el lunes, pero las condiciones de esta votación hacen pensar que puede ser agraciado.

"Debo reconocer que tengo algo de ansiedad, pero no estoy nervioso", dijo. "Hablé con Jime Rica, quien entró en el 15to (y último intento) y me calmó al decirme: 'Es algo que no está bajo nuestro control, no hay nada que podamos hacer. No hacemos campaña. Así son las cosas'".

Pero este es el turno en el que sus fichas están mejor posicionadas al considerar que en los próximos años la lista de candidatos se llenará de nombres rutilantes.

La papeleta de 2013 será posiblemente la más polémica en la historia de las votaciones, con la presencia de Barry Bonds y Roger Clemens, además del dominicano Sammy Sosa, Mike Piazza, Curt Schilling y Craig Biggio.

Bonds, Clemens y Sosa tienen como denominador común el que sus nombres han sido implicados en el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento y son los rostros visibles de la llamada "era de los esteroides".

Pero es muy seguro que, al menos de entrada, los tres sean descartados, sin importar que Bonds haya sido siete veces el Más Valioso y sea el rey de jonrones de las mayores, que Clemens tenga siete Cy Youngs y que Sosa aparezca como el séptimo en la lista histórica de jonroneros.

Es la penitencia que está pagando Mark McGwire, el décimo en la lista de jonrones, cuya respaldo el año pasado descendió cuatro puntos porcentuales a 19,8% tras haber reconocido que usó esteroides y la hormona de crecimiento humano.

Rafael Palmeiro, uno de cuatro jugadores en la historia con 500 jonrones y 3.000 hits junto a los inmortales Hank Aaron, Willie Mays y Eddie Murray, apenas sacó un 11% en la votación, al recibir la factura por haber dado positivo en un control antidopaje en 2005.

Más adelante se acercan candidaturas fuertes, nombres con suficientes garantías para ser electos.

_2014: Superávit de lanzadores, con Greg Maddux y Tom Glavine, los dos súper ases de los Bravos de Atlanta, y Mike Mussina. Frank Thomas y Jeff Kent serán los bateadores más destacados.

_2015: Más pitchers, en este caso el dominicano Pedro Martínez, Randy Johnson y John Smoltz.

_2016: Ken Griffey Jr., quinto en la lista de jonrones, y Trevor Hoffman, segundo en salvamentos.

___

Eric Núñez es miembro de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica y está en Twitter en http://twitter.com/EricNunezAP

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.