Molina sale ganando como sea en la Serie Mundial

ARLINGTON, Texas ( AP). La Serie Mundial le ofrece a Bengie Molina la peculiar oportunidad de enfrentar a un equipo del cual formó parte cuando comenzó el año y con ello la garantía que recibirá un anillo de campeón.

El receptor puertorriqueño lleva apenas tres meses y medio con los Rangers de Texas, a donde aterrizó el 1 de julio y tras pasar las últimas tres campañas y media con los Gigantes de San Francisco.

Así que en vez de estar detrás del plato con Tim Lincecum, Matt Cain y otros lanzadores de los Gigantes, con los cuales está bien familiarizado, Molina tendrá la tarea de batear contra ellos _y vencerles_ en la primera Serie Mundial de los Rangers.

" No sé cómo explicarlo, pero será una sensación feliz pero extraña", dijo Molina. " Extraña porque ahí jugué durante tres años y medio y estaré con otro color en ese estadio ... Será una Serie Mundial muy feliz para Bengie Molina. Trataré de disfrutarle lo más que pueda".

El primer juego será el miércoles en San Francisco con un duelo de los ganadores del Cy Young de 2008: Lincecum versus Cliff Lee, el as zurdo de los Rangers.

Esta no será la primera vez que Molina enfrente a los Gigantes en una Serie Mundial. Su campeonato de 2002 con los Angelinos de Los Angeles se produjo antes de jugar con San Francisco.

Los Rangers adquirieron a Molina para estabilizar la posición de receptor, donde comparte juego con Matt Treanor.

Texas comenzó el año con Jarrod Saltalamacchia y Taylor Teagarden, pero los dos juveniles fueron enviados de vuelta a las menores sin que se cumpliese el primer mes de campaña. Saltalamacchia fue transferido a Boston.

Los Rangers ya marcaban el paso en el Oeste de la Liga Americana cuando Molina llegó. San Francisco, en cambio, marchaba cuarto en el Oeste de la Nacional, a cinco juegos y medio atrás de San Diego, cuando se fue.

Ahora los dos equipos se cruzan en una Serie Mundial, algo que Molina nunca se imaginó.

" Creo que sabía que (los Rangers) tenían una buena oportunidad de alcanzar los playoffs", dijo. ¿El que fuesen los dos? Eso era impensable".

Los Gigantes no han ganado una Serie Mundial desde que en 1954 derrotaron a Cleveland en 1954. La franquicia estaba entonces en Nueva York y jugaba en el desaparecido estadio Polo Grounds.

San Francisco optó por desprenderse de Molina mediante un canje tras subir de las menores al novato Buster Posey, quien pasó a ser vital en el repunte que tiene a los Gigantes aquí.

Molina, de 36 años, ha bateado para .333 (10 hits en 30 turnos) en juegos de postemporada, con dos jonrones y siete producidas con Texas. Conectó apenas cinco jonrones en 118 partidos de la campaña regular con los Gigantes y Rangers durante la temporada regular.

Dos semanas tras llegar a los Rangers, Molina se convirtió en apenas el 15to catcher en la historia que batea para el ciclo. Su jonrón en ese juego fue un grand slam y el triple, el sexto en 1.362 partidos en las mayores, se dio en el último turno al bate.

Washington considera que el conocimiento que tiene Molina de los Gigantes podría ayudar a Texas en diversas formas. Claro está, cada bateador de los Rangers estará por su cuenta en el plato.

"Cada bateador tendrá sus propios problemas", dijo Washington. "Pero cualquier cosa que puedas aprender, cualquier cosa en cuanto a patriones que suele tener en situaciones particulares, trataremos de aprovecharlo".

Tampoco es que Molina remaba para enfrentar con el bate a Lincecum, Cain o cualquiera de los lanzadores de San Francisco. Sabe el talento que tienen por haber sido fundamental en su desarrollo.

"Será durísimo", dijo Molina. "Será raro volver y enfrentarles. No tiene nada de fácil. Más bien es enredado porque te pones a pensar más de la cuenta", dijo.

Además, esta vez, tendrá que pensar como un bateador, no como receptor.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.