El Rey Félix y un Cy Young más que merecido

NUEVA YORK (AP). El debate sólo puede ser definido como fascinante. ¿Qué debe primar para otorgar el premio Cy Young? ¿La cuenta de ganados y perdidos o la suma de las estadísticas que reflejan el verdadero dominio de un lanzador?

En una época en la que la responsabilidad del lanzador abridor ha cambiado sustancialmente, en el que las cuentas de pitcheos se llevan meticulosamente y el juego completo pasó a ser la excepción en vez de la regla, el énfasis a la cantidad de victorias no tiene el mismo peso de antes.

Esto desemboca en la discusión sobre quién debe ser consagrado como el mejor pitcher de la Liga Americana de 2010.

Félix Hernández lidera casi todos los renglones estadísticos en cuanto a efectividad (2.27), ponches (232) e innings lanzados (250). Pero su marca reza 13-12.

El derecho venezolano no es el culpable que esté con los Marineros de Seattle, el equipo con la peor ofensiva de los 30 en las Grandes Ligas. Seattle apenas ha fabricado 507 carreras y está a punto de convertirse en el conjunto con menos anotaciones en la Americana desde que se introdujo el bateador designado en 1973.

Todo lo contrario ocurre con CC Sabathia y David Price, los respectivos ases de los Yanquis de Nueva York y los Rays de Tampa Bay, el primero con 21 triunfos y el segundo con 19. Los Yanquis han anotado 843 carreras.

Pero los argumentos a favor del "Rey Félix" son irrefutables a partir de la misma concepción de un premio que se otorga al mejor lanzador y a su excelencia en el montículo. Además, es un acto de pereza el sólo revisar la columna de ganados para darle el trofeo a alguien.

Aquí la evidencia que respalda al venezolano:

_Mientras Sabathia se daba gusto con rivales fáciles (10-1 contra Seattle, Baltimore y Kansas City), Hernández demostraba sus quilates (5-1 y 0.63 de efectividad) contra equipos del Este de la Americana, la división más fuerte de las mayores. Le fue mejor contra los Yanquis (3-0, 0.35 de efectividad y dos juegos completos).

_Su total de 30 aperturas de calidad, es decir seis innings con tres o menos carreras permitidas, es algo que sólo seis lanzadores han conseguido desde 1980.

_Es casi un milagro que tenga 13 victorias, ya que los Marineros apenan promedian algo más de tres carreras en cada una de sus aperturas. Se trata del peor respaldo ofensivo para un pitcher en la Americana.

El que Hernández obtenga el premio no debe asombrar a nadie si se toma los últimos patrones en las votaciones. Zack Greinke de Kansas City ganó el premio de la Americana con sólo 16 victorias y Tim Lincecum de San Francisco lo hizo en la Nacional con apenas 15.

"Las victorias no están bajo mi control", dijo Hernández esta semana. "Tengo los demás número, creo que tengo una posibilidad".

Esta discusión es lo mejor para una temporada en la que los pitchers se robaron el protagonismo, incluyendo dos juegos perfectos y cinco sin hits.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.