Swisher en busca de su redención; Angelinos, de una hazaña

NUEVA YORK (AP). Nick Swisher tuvo la misma sonrisa traviesa que mostró durante gran parte de la temporada al caminar la tarde del viernes hacia el vestidor de los Yanquis de Nueva York.

Por la manera como lo ve, el final de su bache en la postemporada está a punto de terminar.

"Con un batazo estaré nuevamente en marcha" agregó.

Swisher se fue la noche del jueves de 5-0 en la derrota de Nueva York por 7-6 ante los Angelinos de Los Angeles en el quinto partido de la serie de campeonato de la Liga Americana, al elevar la pelota para concluir el partido dentro del cuadro con cuenta llena ante el taponero Bryan Fuentes y con las bases congestionadas.

La terrible noche provocó que el promedio en postemporada de Swisher sea de .103 (de 29-3) con 10 ponches, lo que deja al piloto de los Yanquis Joe Girardi la posibilidad de pensar en un cambio en su alineación para el sexto partido de la serie.

"Vamos a pensarlo y tomaremos una decisión sobre qué es lo que vamos a hacer", dijo Girardi.

"Obviamente ha batallado, pero Swisher es un buen pelotero y ha hecho muchas cosas buenas para nosotros en este año", agregó.

Swisher no conecta un solo imparable en 11 turnos al bate desde que le conectara un sencillo a Joe Saunders en la séptima entrada del segundo partido de la serie. El jardinero derecho no ha conectado un imparable de extrabase desde el doblete productor que tuvo en el primer partido de la serie de primera ronda ante los Mellizos de Minnesota.

Pese a la baja de rendimiento ofensivo de Swisher, los Yanquis tienen una ventaja de 3-2 en la serie y el sábado por la noche podrían ganar su 40mo campeonato de la Liga Americana, una marca histórica, con otro triunfo.

"Es una de esas cosas que uno desea hacerlo muy bien", dijo Swisher. "Simplemente no ha ocurrido pero todo está bien pues tenemos ventaja de 3-2 y además, tenemos a otros tipos en el equipo que están bateando, remolcando carreras e impulsándonos. Todo está bien. Llegaremos a donde nos hemos propuesto", indicó.

Swisher fue adquirido en noviembre pasado de los Medias Blancas de Chicago en un canje de cinco peloteros y llevó su actitud desenfadada a una caseta normalmente seca de los Yanquis.

Además, también cumplió en el campo, al batear 29 jonrones y remolcó 82 carreras para los Yanquis, campeones de la División Este de la Liga Americana.

Sin embargo, el pelotero ambidiestro tuvo promedio de .147 en sus últimos 11 partidos de la temporada regular y estas dificultades ofensivas han continuado en la postemorada.

En tanto, los Angelinos vienen preparados para todo _hasta para enfrentar una tormenta_ y están ansiosos por hacerlo.

Un pronóstico de aguaceros el sábado en Nueva York amenaza el sexto partido de la serie de campeonato de la Liga Americana, en la que los Angelinos recortaron la ventaja de los Yanquis a 3-2 luego de vencerlos el jueves por 7-6 en Anaheim.

Los Angelinos están rejuvenecidos por el triunfo en el quinto partido, aunque todavía encaran un camino cuesta arriba si quieren remontar la desventaja de 3-2 contra un oponente repleto de estrellas.

Aún así, Chone Figgins percibe una confianza entre los jugadores de los Angelinos de que pueden aguarle la fiesta a los Yanquis.

"No hay nada mejor que esto, especialmente al ir a ese estadio", dijo el primer bate de los Angelinos. "Será otro partido loco, sin duda alguna. Hay que disfrutarlo, ambos equipos tienen presión".

Los Angelinos realizaron un entrenamiento ligero el viernes antes de volar a Nueva York para el partido del sábado por la noche.

El equipo californiano perdió los dos primeros encuentros de la serie en el Yankee Stadium, donde su ofensiva se quedó sin pólvora y la defensa dejó mucho que desear.

La defensa y el pitcheo mejoraron en Anaheim, pero el bateo no despertó hasta el quinto desafío en el que rayaron siete veces, tras marcar apenas 10 carreras en los cuatro primeros duelos.

"Ellos son los favoritos, pero después de este (triunfo) obviamente tenemos mucha confianza", comentó Joe Saunders, abridor del sexto juego. "Será el ambiente hostil de siempre en el estadio de los Yanquis. Será divertido".

Si el pronóstico no falla y hay lluvia, Saunders tendría que esperar un día para pitchear. Y si Los Angeles gana, el manager Mike Scioscia dijo que consideraría la posibilidad de que John Lackey lance el séptimo partido con tres días de descanso.

"Hemos hablado de varias posibilidades", indicó Scioscia. "Vamos a dejar que todo transcurra y ver qué sucede en el fin de semana. Si existe la oportunidad de tener de vuelta a John, es algo que tenemos que tomar en cuenta. Hemos hablado de muchas cosas".

Los Yanquis enviarán al montículo a Andy Pettitte, cuyas 15 victorias en los playoffs son la mayor cantidad en la historia de las mayores.

"Toda esa experiencia no me ayudará en nada cuando salga en el primer inning y tenga que poner los lanzamientos donde tienen que estar", dijo el zurdo. "Habrá mucha energía en el estadio, sólo espero estar controlado y realizar buenos lanzamientos. Ojalá podamos cerrar esta serie el sábado".

El ganador enfrentará en la Serie Mundial a los Filis de Filadelfia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.