Texas recupera la pólvora y se acerca 2-1

ARLINGTON, Texas (AP) — Volver a casa fue el mejor estimulante para que los Rangers de Texas destornillasen su ofensiva en esta Serie Mundial.

Adormecidos y despistados en San Francisco, los Rangers vencieron el sábado 4-2 a los Gigantes para ponerse de pie en el primer Clásico de Otoño de su historia. San Francisco sigue arriba 2-1 en el duelo al mejor de siete partidos.

Sendos jonrones de Mitch Moreland y Josh Hamilton le dieron la ventaja suficiente al abridor Colby Lewis, quien se anotó su tercera victoria de la postemporada al diseminar dos carreras y cinco hits en siete innings y dos tercios.

Neftalí Feliz, quien llevaba ocho días sin lanzar, retiró 1-2-3 el noveno, el último out con un ponche tirándole de su compatriota dominicano Juan Uribe.

Los Rangers necesitaban ganar imperiosamente para tomar respiro en la serie, en la que los antecedentes de los equipos que han arrancado con un 0-2 en contra no son nada alentadores. Sólo uno de los últimos 14 han logrado revertir el déficit y eso se dio en 1996, cuando los Yanquis de Nueva York vinieron de atrás ante los Bravos de Atlanta.

Quedar 0-3 en contra era como firmar el certificado de defunción, puesto que nadie en la historia de la Serie Mundial ha logrado salir de semejante hoyo para salir campeón. Ahora tratarán de nivelar la serie el domingo con Tommy Hunter en el montículo frente a Madison Bumgarner.

"Estar 3-0 hubiese sido devastador", dijo Bengie Molina, el catcher puertorriqueño de los Rangers. "Pero no hay tiempo para celebrar. Tenemos que bañarnos, comer, descansar y volver mañana".

Texas había conectado de jonrón en todos sus partidos en los playoffs —un total de 11— hasta que se enfriaron en el estadio de los Gigantes frente a la Bahía de San Francisco, un parque poco favorable para los bateadores.

Pero el Rangers Ballpark es otra historia, uno que hace sufrir a los lanzadores. Y la víctima fue el zurdo Jonathan Sánchez.

El quinto puertorriqueño en abrir un juego de Serie Mundial parecía que salía de un aprieto en el segundo inning, con corredores en las esquinas y dos outs, pero Moreland hizo trizas una recta de 89 millas por hora para adelantar 3-0 a los Rangers.

"No estoy contento, lo que uno siempre busca es ganar y obviamente eso no ocurrió", indicó Sánchez.

Moreland, el noveno en el orden al bate, redondeó un turno excepcional de nueve pitcheos hasta que consiguió el que quería para mandar la pelota a las tribunas del jardín derecho. Bateó cuatro fouls a lanzamientos de strike tras ser montado en cuenta de 2-2.

"Esta es una liga diferente, la Liga Americana", resaltó el piloto de los Gigantes Bruce Bochy. "El gran hit lo dio el noveno".

Hamilton, quien se había ido de 8-1 en los dos primeros juegos, sacudió su jonrón en el quinto, también con dos outs, al desaparecer un slider por el bosque derecho y central.

Los batazos mantuvieron ocupadas a las chicas que salen a agitar la bandera de Texas en el territorio verde detrás del jardín central.

Dato curioso: ambos jonrones fueron conectados por bateadores zurdos ante un pitcher izquierdo.

Para Moreland, un novato, fue su primer jonrón contra un zurdo. Hamilton disparó su quinto jonrón de la postemporada y el primero del clásico.

San Francisco podó la diferencia a fuerza de jonrones solitarios de Cody Ross y el puertorriqueño Andrés Torres, en el séptimo y octavo innings, respectivamente.

En un atardecer caluroso propio del verano, la máxima concurrencia en la historia del estadio —52.419 aficionados— reflejó la euforia por un partido histórico. Fue el primero de una Serie Mundial en la llamada zona Metroplex en la que se entrelazan las ciudades de Arlington, Dallas y Forth Worth. El ex presidente George W. Bush y su esposa Laura estuvieron entre los asistentes.

A las 6 de la tarde hora de Texas, fue también el inicio más temprano desde el segundo juego de la serie de 1987. La primera bola fue lanzada por Nolan Ryan, el presidente y copropietario del equipo. Iván Rodríguez, ex receptor de los Rangers, estuvo detrás para atrapar el envío de 68 millas por hora desde la cima de la lomita.

Con el traslado de la serie a un estadio de la Liga Americana, Vladimir Guerrero regresó a su puesto habitual de bateador designado y el dominicano se fue de 3-0, dejando dos hombres en base.

Pablo Sandoval fue el designado de los Gigantes y se fue de 3-0. Ha conectado tres hits en 17 turnos (.176) en esta postemporada.

Lewis trabajó impecable para anotarse su tercera victoria de la postemporada. Sus otras dos fueron ante los Yanquis de Nueva York en la serie de campeonato, incluyendo la del partido decisivo.

No fue sino hasta el jonrón de Ross que un jugador de los Gigantes logró pasar de segundo, saliendo del montículo tras darle un pelotazo a Aubrey Huff. Darren O'Day entró en relevo y retiró a Buster Posey con una roleta por el campocorto.

"Nos urgía una trabajo de pitcheo completo", comentó el manager de los Rangers Ron Washignton.

Sánchez, quien venía de una apertura en la que sólo duró dos entradas ante Filadelfia, permitió cuatro carreras, seis hits y tres boletos en cuatro innings y dos tercios.

Su efectividad quedó en 4.05 tras cuatro salidas.

Por los Rangers, el venezolano Elvis Andrus de 4-2. Los dominicanos Vladimir Guerrero de 3-0 y Nelson Cruz de 4-1 con una anotada. El boricua Bengie Molina de 1-0 con una anotada.

Por los Gigantes, el puertorriqueño Andrés Torres de 4-1 con una anotada y otra empujada. El dominicano Juan Uribe de 4-0. El venezolano Pablo Sandoval de 3-0. El colombiano Edgar Rentería de 3-0.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.