Yanquis reconocen a Mariano Rivera y Derek Jeter

NUEVA YORK (AP). Los Yanquis de Nueva York, ya con el boleto de la postemporada en la bolsa, se tomaron unos momentos del martes por la noche para homenajear al panameño Mariano Rivera y a Derek Jeter por sus logros históricos de esta campaña.

Rivera y Jeter recibieron un obsequio especial durante una ceremonia detrás del plato, antes del encuentro contra los Reales de Kansas City. Jeter rompió el récord de la franquicia, impuesto por Lou Gehrig, con 2.722 hits, el 11 de septiembre.

Por su parte, el taponero panameño llegó a 500 salvamentos el 28 de junio.

Rodeados por todos los integrantes del equipo, Andy Pettitte y el boricua Jorge Posada, viejos compañeros de Jeter y Rivera, hablaron desde un estrado que se instaló frente a la cueva de los Yanquis.

"Estoy realmente muy orgulloso de haber tenido la oportunidad de jugar con ustedes", dijo Posada. "Creo que ustedes, chicos, representan la esencia de los Yanquis".

Pettitte dijo que los Yanquis aportaron dinero para la realización de retratos de ambos jugadores. Las pinturas les fueron entregadas en la ceremonia.

Según Pettitte, los dos homenajeados se sintieron probablemente incómodos con toda la atención que se les dio en el homenaje.

"Ustedes no han cambiado desde el primer día. Se merecen esto", dijo Pettitte. "Evidentemente, estamos muy orgullosos de todos ustedes. Ha sido un privilegio y un honor jugar junto a ustedes".

La familia de Rivera asistió a la ceremonia que duró unos 25 minutos. También estuvieron presentes algunos ex compañeros, como el puertorriqueño Bernie Williams, Tino Martínez, Tim Raines y David Cone, así como dos miembros del Salón de la Fama, Reggie Jackson y Yogi Berra.

Jeter recibió el plato y la primera base, ambos colocados en vitrinas. Se trata de las bases que se usaron el día en que rompió la marca de Gehrig. El capitán de los Yanquis recibió también las dos butacas contra las cuales se estrelló en el 2004, cuando hizo su famosa atrapada contra Boston, y un letrero que añoraba del viejo Yankee Stadium.

El pendón, que colgaba en un estrecho pasillo que llevaba de la caseta a la casa club, tenía una frase de Joe DiMaggio: "Quiero agradecer al Señor bondadoso por hacerme un Yanqui".Rivera recibió el banquillo del bullpen del viejo Yankee Stadium, así como la goma del montículo del Citi Field, usada durante la noche en que logró el salvamento número 500 contra los Mets de la misma ciudad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.