Los Yanquis le exprimen el jugo a Mariano Rivera

NUEVA YORK (AP). Habían corredores en primera y segunda. Sólo un out en el octavo inning. Chase Utley al bate, el mismo que en la noche anterior había conectado dos jonrones.

Otra vez llamado al rescate antes de lo previsto, Mariano Rivera ya había hecho 22 lanzamientos y todavía tenía que sacar cinco outs más para sus Yanquis de Nueva York.

Pero el cerrador panameño por enésima vez: obligó a Utley a batear para un doble play que puso fin a la amenaza de los Filis de Filadelfia, conduciendo a los Yanquis a una victoria 3-1 que igualó a un triunfo por bando la Serie Mundial.

"A Utley tenía que sacarlo de la manera que yo puedo, no dándole la oportunidad de quizás sacar la bola de jonrón. Le hice pitcheos bajitos", dijo Rivera tras apuntarse el rescate número 10 de su carrera en juegos de la Serie Mundial. "El juego se decidió ahí".

Su salvamentos en el Clásico de Otoño constituyen un récord, así como los 38 en postemporada. El de la noche del jueves en el Yankee Stadium fue su cuarto en el que cubre dos innings, y cada uno de sus tres últimos han sido de esa forma.

Con su aparición número 21 en los clásicos, Rivera dejó atrás a Mike Stanton y quedó segundo en la lista histórica, uno atrás de Whitey Ford. Tras los dos ceros que colgó, su promedio de carreras limpias admitidas bajó a 1.09.

El manager de los Yanquis Joe Girardi dio las gracias por poder contar con un relevista capaz de lanzar dos innings sin perder su dominio.

"Es algo sumamente importante y Mo lo lleva haciendo desde hace tiempo", dijo Girardi, quien fue catcher de Rivera en la Serie Mundial que los Yanquis ganaron en 1996. "Recuerdo que cuando era un preparador podía trabajar dos innings. Es algo a lo que está acostumbrado. No es algo que nos gusta hacer durante la temporada, porque creemos que es importante tenerlo fuerte para la parte final. Pero puede ser realmente efectivo para nosotros".

Cuando le preguntaron si su brazo derecho estaba en condiciones de aguantar más llamados, Rivera no vaciló en decir que va a dejarlo todo.

"Esta es la Serie Mundial y no hay mañana. Si tengo que lanzar dos innings o más, pues que así sea", indicó Rivera, quien el mes que viene cumplirá 40 años. "Todas las energías se deben gastar ahora".

"Claro que sí, lo dije anteriormente y todavía lo reitero. No hay que echar para atrás, hay que seguir adelante", añadió. "Tu sabes lo que tienes y lo que puedes hacer".

También mencionó que la asignatura de lanzar dos episodios no es algo predeterminado: "no es que se habló que se iba a hacer, sólo que estuviera pendiente".

El juego le permitió a Rivera enfrentar por primera vez a Carlos Ruiz, su compatriota panameño que es el receptor de los Filis de Filadelfia. Rivera ganó el duelo al retirar a Ruiz con una roleta por tercera base al abrir el octavo inning.

Rivera manifestó sentirse orgulloso de que dos panameños estén en la misma Serie Mundial.

"Fue un momento muy especial. Carlos es un muchacho que ha hecho un tremendo trabajo, es de admiración, porque ha trabajado fuerte", indicó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.