Los despiadados Tigres a un paso de ganar su división

DETROIT (AP). De pie en el vestuario de los Tigres de Detroit, Brad Penny analizó lo poco que queda en la puja por el título de la división Central de la Liga Americana.

"Lo más rápido que podamos rematar esto, pues mejor", dijo el veterano abridor derecho. "No podemos estar jugando mejor en este momento y ahora es el momento de hacerlo".

Penny no parecía estar temeroso de traer mala suerte la semana pasada al hablar públicamente sobre asegurar el primer lugar de la división. No se le puede reclamar tanta franqueza al considerar la forma avasalladora con la que los Tigres vienen jugando.

Luego de pasar casi toda la campaña en una cerrada pelea, Detroit se ha despegado de sus perseguidores en la división gracias a tres sensacionales semanas que han dejado a los Tigres muy cerca de su primer título de división desde 1987.

Detroit visitaba a Chicago el lunes en la noche inmerso en una racha de nueva victorias consecutivas y una diferencia de 10 juegos y medio sobre los Medias Blancas, sus escoltas inmediatos.

Previamente en la temporada, los Tigres miraban ocasionalmente por televisión los partidos de sus rivales en la Central. Pero eso ha pasado de moda en Detroit.

"Sólo hay un objetivo y ese es ganar mañana", dijo el tercera base Brandon Inge. "Se gana mañana y te enfocas en el siguiente día. Es el único objetivo. No hay que estar pensando en los demás. A nadie le importa. Nos concentramos en lo nuestro".

Los Tigres lideraban la división por juego y medio sobre Cleveland el 19 de agosto. A partir de esa fecha, tienen marca de 19-4 con un par de barridas de tres partidos sobre los Indios y otra a costa de los Medias Blancas. El número mágico para ganar la división es de siete.

"Es lo que debieron haber planeado desde los entrenamientos de primavera, tomar la delantera y despegarse", comentó el manager de Minnesota Ron Gardenhire, cuyos Mellizos tienen foja de 4-14 contra Detroit este año. "Son un gran equipo".

Durante un lapso, los Tigres daban la impresión de ser lo mejor dentro de una división mediocre, pero con 84-62 ahora andan con una foja superior a la de los Rangers de Texas, líderes en el Oeste del circuito.

Todo el mundo en el roster está aportando.

_El as Justin Verlander es el favorito para obtener el Cy Young, pero el derecho Doug Fister ha estado brillante tras haber sido adquirido el 30 de julio en un canje con Seattle (ha permitido tres carreras limpias en sus últimas 36 entradas y dos tercios).

_El toletero venezolano Miguel Cabrera es el baluarte de la ofensiva, pero Alex Avila ha sido igual de valioso al establecerse como uno de los mejores receptores en las mayores. El designado venezolano Víctor Martínez batea para .323, y el campocorto dominicano Jhonny Peralta acumula 18 jonrones.

_Hasta Inge, quien andaba tan mal con el madero que fue enviado a las menores en julio, ha contribuido en su regreso. Un jonrón suyo les dio la victoria el sábado contra los Mellizos.

_El dominicano Ramón Santiago, principalmente un utility en el cuadro interior, exhibe un OPS (embasado y slugging) de .969 desde el 14 de agosto.

Detroit tiene marca de 35-19 tras la pausa por el Juego de Estrellas, aquietando los temores sobre la costumbre de la franquicia de derrumbarse en la segunda mitad.

El gerente general Dave Dombrowski y el piloto Jim Leyland comenzaron esta temporada en el último año de sus contratos, renovando ambos el 8 de agosto, justo antes que los Tigres pisaron el acelerador.

"Este es quizás el mejor equipo en el que he estado y la actitud es lo que nos hace ser tan fuertes", dijo Inge. "Tenemos grandes jugadores, pero la cosa más importante es la actitud de no rendirse nunca, de no inclinarse ante nadie".

Inge formó parte del equipo que en 2006 avanzó a la Serie Mundial como wild card. Los Tigres no han vuelto a los playoffs desde entonces. Estuvieron muy cerca en 2009, con ventaja de tres juegos y cuatro por jugar, pero Minnesota les dio alcance y luego les ganaron en un desempate.

La última corona de división fue hace 24 años, cuando barrieron a Toronto en la última serie de la temporada en el viejo Tiger Stadium para superar a los Azulejos por dos juegos en el Este.

Los Tigres de 2011 están a punto de ganar el banderín sin el mismo suspenso.

"Si seguimos ganando, nadies nos alcanzará", dijo Inge. "Esa es la realidad".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.