Con mucha pompa, los Yanquis reciben su anillos

NUEVA YORK ( AP). Una vieja pero sana costumbre regresó al Yankee Stadium el martes: la repartición de los anillos de campeones de la Serie Mundial.

La tradición tuvo un paréntesis de 10 años, pero los Yanquis de Nueva York demostraron que no han perdido el toque justo de clase y pompa para vanagloriarse por el 27mo campeonato de su historia.

Durante un acto de 15 minutos, Yogi Berra y Whitey Ford, dos leyendas del club que entre si acumulan 16 campeonatos, fueron los encargados de repartir los estuches con las sortijas de oro blanco, todas incrustadas con las palabras "Tradición" y "Unidad".

Mariano Rivera, Jorge Posada y el capitán Derek Jeter recibieron su quinto anillo tras haber esperado una década desde la última consagración.

Alex Rodríguez finalmente recibió el suyo, el laurel que tanto había anhelado desde su debut con Seattle en 1994. El tercera base no ocultó su satisfacción, al besar el estuche y mostrárselo a la afición.

" Es una bendición y después de tanto tiempo tiene una significado hermoso", dijo a la AP Rivera, el cerrador panameño de 40 años. " Y debe ser más especial para los nuevos, como Alex. Sé lo que deben estar sintiendo. Pero ahora hay que salir a buscar el sexto".

Pero el momento más emotivo de la ceremonia tuvo como protagonista a un jugador que ya no está en el club: Hideki Matsui, el Jugador Más Valioso de la pasada Serie Mundial

Los Yanquis decidieron desprenderse del japonés al considerar que ya era demasiado viejo (35 años) y propenso a las lesiones. Matsui se mudó al sur de California y firmó contrato con los Angelinos de Los Angeles, que por obra de la casualidad dentro del calendario fueron los rivales en el primer partido de la campaña en la Catedral del Bronx.

Mientras los fanáticos aplaudían de pie, Jeter encabezó a sus compañeros en el centro del diamante para fundirse en abrazos con Matsui.

También hubo una ovación cerrada para Bernie Williams, el idolatrado jardinero puertorriqueño que por segundo año consecutivo se presentó al nuevo estadio de los Yanquis. Williams hizo el simbólico primer lanzamiento.

¿Y que harán con los anillos? Irán a diversos sitios, como algún familiar querido, pero lo seguro es que casi nadie pretende mostrarlos en público.

" No me gusta captar la atención. No es lo mío", dijo Rivera. " Se quedan guardados en un lugar muy seguro".

Para el receptor venezolano Francisco Cervelli, ahora suplente del boricua Posada, el plan es empezar su propia colección porque " van a venir muchos más".

Los Yanquis también izaron la bandera de campeones. Una imagen impresionante y que intimida a los visitantes: un total de 27 banderas que desde el techo soplaban fuerte por el viento.

Este es la segunda temporada en el nuevo estadio, pero a la distancia se podían apreciar las ruinas del viejo parque al cruzar la calle 161. En ese sitio, donde ganaron los 26 títulos previos, ya sólo quedan en pie remanentes de las tribunas del jardín derecho como parte de un lento proceso de demolición.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.