2011: Menos ponches pueden ser la solución para Diamondbacks

EU (AP). A veces, para mejorar, la alternativa es restar. Esto es lo que han hecho los Diamondbacks de Arizona, que en los dos últimos años ha estado en el pozo de su división.

Al transferir a Mark Reynolds a Baltimore y declinar renovarle el contrato a Adam LaRoche, Arizona se quitó de encima 372 de los 1,529 ponches que recibieron el año pasado _a nueve por partido_ para acumular la cantidad más copiosa en las Grandes Ligas.

Hay más énfasis en el bateo de contacto y la defensa. El bullpen ha sido remozado casi en su totalidad tras ser el peor de las mayores, con una efectividad de 5.74 que superó por más de una carrera al siguiente rival. Justin Upton y Stephen Drew deben asumir que ya no son jóvenes en ascenso, sino jugadores plenamente establecidos.

La marca de 65-97 en 2010 fue la tercera peor en las mayores, por detrás de Seattle y Pittsburgh. Fue la tercera campaña seguida con pasos hacia atrás tras lograr en 2007 el mejor récord de la Liga Nacional con 90-72.

"Ya nadie se acuerda del año pasado, yo no", dijo el receptor venezolano Miguel Montero. "Está en el pasado, ahora sólo se piensa en el futuro".

Pese a los pésimos resultados, el nuevo gerente general Kevin Towers considera que los Diamondbacks pueden sorprender en el impredecible Oeste de la Nacional.

"Será duro. Será complicado. El Oeste de la Nacional ha sido la división más volátil de los últimos tiempos y creo que contamos con un equipo con varios excelentes jugadores", afirmó Towers.

El hombre que estará a cargo será Kirk Gibson, quien inicia su primera campaña completa como manager y ha dado el aviso que quiere un equipo que juegue con intensidad.

Gibson ha armado su batallón de coaches con varios ex jugadores como él. Tales son los casos de Charles Nagy para los lanzadores y Don Baylor con los bateadores.

Las tareas de Baylor tal vez sean las que generan el mayor desafío al tratar de imponer la disciplina en el plato.

Dentro de los que repiten en el equipo, el segunda base Kelly Johnson fue el que más bases por bolas recibió con 79, pero fue se ponchó en 148 ocasiones.

En el caso del jardinero central Chris Young, sus 145 ponches menguaron el impacto de 27 jonrones y 91 remolcadas.

Johnson, Young, el jardinero central Upton (.273, 17 jonrones y 69 impulsadas), el campocorto Drew (.278, 15, 61) y Montero (.266, 9, 43) integran un talentoso núcleo joven.

La inicial y el jardín izquierdo, en tanto, son puestos que no tienen un dueño definido. El cubano Juan Miranda y Brandon Allen disputan la titularidad en la primera base, mientras que el venezolano Gerardo Parra y Xavier Nady se repartirán turnos en el izquierdo.

También han llegado varios jugadores veteranos, entre ellos los venezolanos Henry Blanco y Melvin Mora, con el declarado propósito de imprimirle madurez y jerarquía al club.

Blanco será el mentor de su compatriota Montero, en tanto que Mora cubrirá el agujero dejado vacante por la salida de Reynolds.

Para salir a flote lo vital será el desempeño de una rotación abridora que tiene a Joe Saunders, Daniel Hudson e Ian Kennedy como sus tres bazas principales.

Las otras dos plazas están abiertas en una lucha que incluye al venezolano Armando Galarraga, quien quiere demostrar algo más que la fama de su casi juego perfecto con Detroit el año pasado. Zack Duke y Barry Enright son los otros aspirantes.

Es un quinteto en el que Saunders es el más joven a sus 19 años. Pero el dueño del gran potencial es Hudson, quien logró foja de 7-1 y 1.69 de efectividad en 11 aperturas tras llegar procedente de los Medias Blancas de Chicago en el canje por el también abridor Edwin Jackson.

J.J. Putz es el nuevo cerrador, con David Hernández, Kam Mickolio y Joe Paterson como preparadores.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.