Mientras otros tropiezan, Mariano Rivera no da tregua

NUEVA YORK (AP). El panameño Mariano Rivera no se anda con rodeos: ocho pitcheos y tres outs fáciles casi sin transpirar.

Esta postemporada ha sido caracterizada por los fracasos de los cerradores, una lista que incluye a Justin Papelbon, Brian Fuentes, Jonathan Broxton y Brad Lidge, quien se sumó el domingo. Pero la excepción es Rivera.

Una vez que los Yanquis de Nueva York quebraron un empate en el noveno inning, a costa de Lidge y los Filis de Filadelfia, para irse arriba 7-4, Rivera relució su aplomo habitual con una entrada 1-2-3.

La aparición de Rivera, quien el 29 de noviembre cumplirá los 40 años, constituyó otro hito en su ilustre trayectoria.

Con su 23ra aparición de Serie Mundial, Rivera quedó dueño absoluto del récord que compartía con Whitey Ford, otra leyenda de los Yanquis.

El salvamento estiró otro par de récords que el panameño ostenta: 11 en Serie Mundial y 39 en postemporada. Su promedio de carreras limpias ahora es de 1.04 en el clásico.

Mientras sus colegas parpadean en la hora decisiva, el derecho explicó qué es lo que permite salir sonriendo.

"No permito que la adrenalina, la ansiedad, sea un factor en estos juegos", dijo Rivera, quien hilvana siete innings y dos tercios sin permitir carreras en sus últimas cinco apariciones en el Clásico de Otoño.

Sus Yanquis están a una victoria de conquistar su 27mo corona y la primera en nueve años.

Se trata de un momento que Rivera que ha esperado desde que la seguidilla de tres títulos de Nueva York fue cortada en el clásico del 2001 ante Arizona con ese hit de Luis González _el del bate que se rompió_ y el panameño en el montículo.

La primera oportunidad para sentenciar la serie es el lunes y Rivera dijo que por nada se quiere perder la oportunidad de sacar el último out.

"Que siga así. Yo estoy preparado. El ánimo siempre está", afirmó. "Necesitamos ganar, nada más".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.