Ronaldinho, la revancha con Atlético Mineiro en Mundial de Clubes

Ronaldinho, la estrella del Atlético Mineiro, llega seguramente al Mundial de Clubes con ánimo de revancha, después de haber perdido la final de la edición de 2006, cuando jugaba en el Barcelona, contra el Internacional de Porto Alegre (1-0).

Un gol de Adriano en el minuto 82 dio el título al equipo gaúcho, rival del Gremio, en el que se formó Ronaldinho, evitando que la estrella del Barcelona sumara un título importante en su palmarés, en el que están el Mundial de 2002 con Brasil, la Liga de Campeones europea en 2006 y dos Balones de Oro.

Ronaldinho había marcado un gol en aquel torneo, en la semifinal ganada al América mexicano (4-0), pero no se pudo ilustrar en la final perdida contra sus compatriotas del equipo de Porto Alegre.

El 15 de julio de 2008 fue traspasado al Milan. Sin el brasileño, el Barcelona ganó dos Mundiales de Clubes, en las ediciones de 2009 y 2011, por lo que este trofeo es una asignatura pendiente en el florido palmarés de Ronaldinho.

La estrella brasileña también ha ganado la Libertadores con Atlético Mineiro, la Copa América de 1999, la Copa de las Confederaciones de 2005 y el Mundial Sub-17 de 1997, pero desde niño sueña con lograr el Mundial de Clubes, al haber crecido en el Gremio de Porto Alegre y su título Intercontinental de 1983.

"Crecí futbolísticamente en el Gremio y soñaba con ganar todos los títulos que tenía el club. Me acuerdo que cuando iba al estadio o a la residencia de jugadores había una pancarta gigante que rodeaba el estadio donde se podía leer: Campeones del Mundo", afirmó hace unos años.

En 1983, cuando Ronaldinho apenas tenía tres años, el Gremio de Porto Alegre ganó la Copa Intercontinental, que era considerado un Mundial de Clubes oficioso, tras derrotar al Hamburgo alemán, en la competición que jugaban los campeones de Europa y Sudamérica.

Ronaldinho, que regresó el pasado fin de semana a la competición, después de dos meses lesionado, con dos goles en el empate con el Vitoria (2-2), espera que el Atlético Mineiro pueda sorprender en una hipotética final al Bayern Múnich, como hizo Gremio con Barcelona en 2006 o el año pasado Corinthians con Chelsea.

"Los jugadores de Europa no siguen el fútbol brasileño y eso puede ser una ventaja para nosotros. Pero el técnico del Bayern, Pep Guardiola, sí sabe mucho del fútbol en Brasil. Ha dirigido a varios jugadores brasileño y le llegará abundante información", afirmó recientemente Ronaldinho.

Para poder sorprender al Bayern, Ronaldinho y sus compañeros deberán primero superar la semifinal, el miércoles 18 de diciembre, ante el vencedor del duelo de cuartos de final que jugarán el sábado el Monterrey mexicano y el Raja Casablanca marroquí.

El Atlético Mineiro también tiene presente que en 2010, en semifinales, el Inter de Porto Alegre, se vio sorprendido por el Tout Puissant Mazembe congoleño, que se impuso por 2-0.