Aficionados convierten himnos en gran espectáculo

TERESOPOLIS, Brasil (AP). Puede que la FIFA detenga la música, pero los aficionados seguirán cantando a todo pulmón.

Algunos espectadores en la Copa del Mundo han convertido los himnos nacionales al comienzo de los partidos en un gran espectáculo al seguir cantando incluso después de que la FIFA los recorta por las restricciones de tiempo a 90 segundos con el fin de que los encuentros comiencen más rápido.

Los hinchas brasileños comenzaron a hacerlo en la Copa Confederaciones el año pasado y no se han detenido desde entonces, y ahora los simpatizantes de Chile y Colombia continuaron con la idea.

El ambiente ha sido increíble cuando las multitudes empiezan a cantar los himnos "a capella", sin la música de fondo, erizando la piel de todos los asistentes a los estadios.

Así, sin que fuera su intención, las restricciones de la FIFA han provocado algunos de los momentos más emotivos de la Copa del Mundo.

Los jugadores dicen que se emocionan cada vez que sucede. El capitán brasileño Thiago Silva y el portero Julio César admitieron que se les aguaron los ojos al escuchar a los aficionados en el partido inaugural del torneo.

"Cuando escuchamos cómo cantan el himno, tenemos una motivación adicional, no hay duda sobre eso", dijo Thiago Silva. "Demuestra que los aficionados están con nosotros. Se ha convertido en parte de la selección nacional y ha tenido una gran influencia en la forma en que jugamos".

Los aficionados de Chile cantaron durante casi 30 segundos después de que la música se detuvo. Sucedió el miércoles en el estadio Maracaná antes de la histórica victoria 2-0 sobre España, y ya había pasado en su primer cotejo contra Australia en Cuiabá la semana pasada.

"La forma en que cantan el himno en la cancha es impactante, espectacular", dijo Sergio Jadue, presidente de la federación chilena.

Los hinchas colombianos no se quedaron atrás en el partido contra Grecia en Belo Horizonte, cuando cantaron en voz alta "¡Oh gloria inmarcesible", el primer verso de su himno, y siguieron durante casi medio minuto después de que la FIFA detuvo la música en el atestado Mineirao.

La FIFA limita los himnos a un minuto y medio en el Mundial, por lo que muchos tienen que ser interrumpidos antes de que concluyan.

"Los equipos están proporcionando los himnos a la FIFA que de acuerdo con los reglamentos pertinentes pueden durar hasta 90 segundos", dijo el organismo rector del fútbol mundial.

El himno de Brasil es uno de los que se ven recortados. Dura casi cuatro minutos, y cuenta con una introducción de casi 20 segundos antes de que comience la letra. La FIFA dijo que la federación brasileña proporciona una versión de sólo 60 segundos, la misma que se utilizó en las Copas del Mundo de 2006 y 2010.

Es una versión que ha terminado por favorecer a los anfitriones.

Después de que termina la música, los jugadores y los aficionados brasileños continúan cantando aún más fuerte hasta que termina la primera parte del himno, después de unos 90 segundos, lo que enciende a la multitud y motiva al equipo.

"Me emocioné mucho, fue increíble", dijo Julio César tras el partido contra Croacia, en Sao Paulo. "La reacción de los aficionados al himno ha sido asombrosa, los acerca a nosotros y nos acerca a ellos".

Los jugadores croatas parecían sorprendidos cuando la gente siguió cantando a pesar de que la música se detuvo. Algunos miraban a los jugadores brasileños para ver lo que ellos hacían, pero se mantuvieron alineados de manera respetuosa.

La FIFA dijo que la nueva tendencia no ha provocado instrucciones especiales a los árbitros sobre el protocolo previo al partido, y de momento no estaba considerando cambiar el límite de 90 segundos.

"No creo que la FIFA nos pueda impedir hacer esto, vamos a cantar si queremos, nadie nos puede detener", dijo Vanessa Molica Teixeira, una aficionada brasileña de 36 años. "Es una manera de expresar nuestro nacionalismo, de mostrar lo orgullosos que estamos de nuestra selección".

En el caso de Brasil, la primera vez que ocurrió fue antes del partido contra México en la Copa Confederaciones del año pasado, el torneo de preparación para el Mundial que la verdeamarela ganó. Julio Cesar señaló que a todos los sorprendió cuando los aficionados siguieron cantando el himno pese a que la música se detuvo. Los jugadores rápidamente se sumaron, y después del partido el portero contó que el árbitro Howard Webb se acercó a los futbolistas para decirles que nunca había visto nada parecido.

Además de cantar el himno, los jugadores brasileños han comenzado a entrar al campo con sus manos en los hombros del otro. El capitán Silva también pidió a la multitud abrazar a la persona de al lado mientras cantan, al igual que los jugadores lo han estado haciendo, y la mayoría de los aficionados lo hizo en el partido del martes contra México en Fortaleza.

Los himnos nacionales siempre han proporcionado un momento emotivo en las Copas del Mundo, incluso cuando no se cantan "a capella", como ha venido sucediendo en algunos de los partidos en el torneo en Brasil.

Antes de un partido en el Estadio Nacional de Brasilia el jueves, el mediocampista de Costa de Marfil Die Serey lloró mientras escuchaba el himno de su país.

Los franceses suelen ser algunos de los que más se emocionan al cantar "La Marsellesa", pero sólo hubo frustración cuando no se pudo escuchar debido a una falla del sistema de audio antes del primer partido del equipo en Porto Alegre la semana pasada.

"Ya se trate de los dirigentes, o los jugadores, somos los más afectados por eso y es una lástima", dijo el capitán francés Hugo Lloris. "Un himno nacional es algo muy importante. Estamos jugando en la Copa del Mundo, estamos representando a nuestro país".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida