Aguirre acepta críticas, espera ganarle a Trinidad

MEXICO (AP). El entrenador Javier Aguirre aceptó de buena gana las críticas al desempeño de la selección mexicana y dijo que hoy miércoles espera vencer a Trinidad y Tobago para aliviar un poco la presión que están viviendo.

México perdió el sábado ante El Salvador y se quedó con sólo tres puntos tras cuatro fechas del hexagonal final de la Concacaf, donde seis equipos buscan tres boletos directos y un repechaje para Sudáfrica 2010.

"Para bajar la presión sería lo ideal el ganar, golear, gustar... jugar bien sería lo ideal, eso intentaremos mañana", dijo Aguirre en rueda de prensa.

Aguirre, que canceló la visita del equipo al estadio Azteca y realizó su última práctica en el Centro de Alto Rendimiento, dijo que ante las ausencias por castigos de sus volantes de recuperación, Pável Pardo y Gerardo Torrado, realizará cambios en su alineación.

"(Israel) Castro jugará, es evidente que jugará, es el único contención natural del equipo, pero hay opciones para jugar de otra manera, hay opciones si se necesita habilitar a alguien; tengo tres o cuatro nombres que pueden jugar de contención", agregó Aguirre, quien dijo que podría cambiar hasta cinco jugadores respecto a la alineación que jugó ante El Salvador.

El estratega mexicano afirmó que su rival de hoy miércoles es una incógnita ante el reciente cambio de entrenador en Trinidad y Tobago.

"Pusieron de entrenador a Russell Latapí, debutó con Costa Rica y cambió. Este muchacho presionó en campo rival, pero lo hizo de local", afirmó.

"La incógnita es cómo va a jugar, si va a presionar, si se va a atrever, o si van a ser más cautos y tirarse más atrás... a mi juicio van a intentar contraatacarnos, ustedes hagan sus apuestas", añadió Aguirre.

El entrenador mexicano tomó el cargo en abril pasado en substitución del sueco Sven Goran Eriksson. En la mente de muchos mexicanos estaba viva la imagen de él cuando sacó al país de una crisis en la eliminatoria mundialista del mundial del 2002, pero tras caer en El Salvador, las críticas no se hicieron esperar.

"Es normal que la afición, los medios, los directivos digan 'no se vale, me fallaste con el resultado', es de lo más normal, es parte del trabajo", dijo el "Vasco". "Yo coincido, no fue un buen partido ni mucho menos, me da la sensación que no hicimos mucho para ganar"."Me considero un mexicano que trabaja en este negocio desde hace 34 años, que he tenido malos ratos, buenos ratos; que he recibido elogios desproporcionados y críticas desproporcionadas y he aprendido a vivir con ello. Pretendo mantener un equilibrio emocional y creo que lo he conseguido, no soy rencoroso e intento ser positivo y propositivo", concluyó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida