La Alemania de Löw y el influjo del Bayern de Guardiola

Tradicionalmente, el Bayern Múnich ha sido la base de la selección alemana, pero la NationalMannschaft de Joachim Löw vive también en los últimos tiempos bajo el influjo de Pep Guardiola, el técnico fichado por el club bávaro para aplicar el 'método Barça'.

En cada uno de los tres partidos de la primera fase, seis de los once titulares con Alemania son jugadores del Bayern y contra Argelia en octavos podrían ser siete, si Mario Götze, que descansó ante Estados Unidos, regresa al equipo inicial. Los otros seis serían: Manuel Neuer, Jerome Boateng, Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm, Toni Kroos y Thomas Müller.

"El centro del campo con Kroos, Schweinsteiger y Lahm ha jugado muy bien, siempre disponibles y también muy variable técnicamente", se felicitó Löw tras la victoria contra Estados Unidos (1-0).

"No es un hándicap cuando jugadores que se conocen del club juegan juntos", añadió el arquero Neuer. "Conocen perfectamente el esquema, los automatismos funcionan".

Sobre todo cuando ese club acaba de firmar una temporada casi perfecta, con un doblete Bundesliga-Copa, únicamente ensombrecida por la derrota en las semifinales de la Liga de Campeones contra el Real Madrid (que ganó en el Bernabéu por 1-0 y goleó 4-0 en Múnich).

Löw se aprovecha en la selección de este potencial y no duda en aplicar a su sistema de juego la misma receta de Guardiola en el Bayern: sacar a Lahm del lateral derecho para colocarlo como medio centro.

Incluso en sus declaraciones, ambos técnicos parecen calcar el discurso. Si Pep dijo de Lahm que "es el jugador más inteligente que haya entrenado nunca", Löw aseguró que "Philipp es un jugador que puede jugar en todas las posiciones. Creo que es el único en el mundo a ser tan polivalente y a rendir en cualquier sitio a tan alto nivel".

Otro recurso técnico que Löw ha 'copiado' del método Guardiola: colocar a Müller como 'falso nueve', de la misma manera que Pep hacía con Lionel Messi en el Barça o Vicente del Bosque con Cesc Fábregas durante la Eurocopa-2012, que ganó la Roja.

Löw siempre sintió admiración por el técnico catalán, como lo demostró cuando felicitó al Bayern por su último título de liga, logrado siete jornadas antes del final (un récord): "Ganar el título tan rápido es un resultado por el que no se puede más que felicitar a todos los responsables del club y, sobre todo, a Pep Guardiola".

"Ha hecho evolucionar el equipo, ha puesto su sello en el control y en la posesión del balón. Los jugadores están en plena confianza", añadió.

Una confianza que se traslada a la selección, donde Löw no tiene problemas en hacer suyo el 'tiqui-taca'. De hecho, Alemania ha sido la selección que más pases ha realizado (1.792) de los 32 equipos que tomaron parte en la primera fase del Mundial, superando a la propia reina del 'toque', España (1.703); llegó al 80% de pases completados y tuvo mayor posesión del balón en los tres partidos de la fase de grupos(54%, 59%, 63%).

Unos números 'guardiolescos'.

"Nuestra filosofía no es tan diferente", admitió antes del torneo el adjunto de Löw, Hansi Flick. "Nos aprovechamos del hecho de que el Bayern se entrena a diario. Estamos muy cerca de su filosofía, pero la mezclamos con la idea de ir más rápido por el gol".

La posesión estéril y la falta de dinamismo son, justamente, los defectos que se le achacan ahora al Barcelona.

'Jogi' lo sabe y por ello fomenta la competencia en ataque.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida