América: Los progresos de Venezuela no son cuento

SALTA, Argentina (AP). El empate de Venezuela ante Brasil y la victoria sobre Ecuador tal vez llamen la atención por tratarse de un equipo considerado históricamente el más débil de Sudamérica, pero son producto de un proceso que lleva una década y que está arrojando progresos tangibles, refrendados por los números.

Tome nota: el triunfo 1-0 sobre Ecuador en la Copa América fue su cuarta victoria seguida sobre ese equipo. En su debut le empató sin goles a un Brasil al que en el 2008 le había ganado 2-0 en un amistoso. Con cuatro puntos, Venezuela lidera un Grupo B que era el más fuerte del torneo y que completa Paraguay, de buen desempeño en la última Copa Mundial.

El desempeño de Venezuela adquiere una dimensión especial si se toma en cuenta que había perdido los 11 partidos que llevaba disputados ante sus tres rivales de grupo a lo largo de la historia de la Copa América. En esos encuentros, había marcado un solo gol y su valla había caído en 51 oportunidades.

El técnico César Farías dice que una de las claves del éxito de Venezuela es "la acumulación de horas de trabajo".

"Jamás trabajamos 30 días juntos", expresó el estratega de 38 años. "Ojalá podamos seguir el trabajo para las eliminatorias".

Las eliminatorias de la Copa Mundial son el gran objetivo de Venezuela, el único país sudamericano que nunca se clasificó a la cita máxima del fútbol.

La preparación de Venezuela incluyó una reclusión por casi dos semanas en un centro deportivo de la ciudad estadounidense de Dallas, donde se utilizaron "los mejores métodos de entrenamiento", según Farías.

También se jugaron tres partidos de fogueo, uno de ellos ante el campeón del mundo España, que los europeos ganaron 3-0. "La experiencia fue enriquecedora", comentó Farías, quien dirige el equipo desde fines del 2007.

Farías sucedió a Richard Páez, bajo cuya conducción el equipo vinotinto logró el quinto puesto en la Copa América del 2007, jugada en Venezuela. Hasta entonces, nunca había pasado de la primera ronda.

Páez, sin embargo, renunció poco después, cansado de las críticas al desempeño en las eliminatorias del Mundial.

Ni siquiera un triunfo 5-3 ante Bolivia _ que le permitió a Venezuela acumular seis puntos de 12 posibles, una cifra inédita luego de disputados las cuatro primeras fechas de la eliminatoria_ logró acallar los cuestionamientos.

Páez anunció su renuncia seis días después del partido que Venezuela le ganó a los bolivianos tras remontar tres veces marcadores adversos.

Farías debutó ante Uruguay con un empate 1-1 en Montevideo. En el último choque de la eliminatoria, se le empató a domicilio 0-0 a Brasil, un logro impensable años atrás.

Bajo la batuta del nuevo técnico se cosecharon 16 puntos, a los que se sumaron los seis del ciclo previo. Con sus 22 unidades, Venezuela quedó a apenas dos puntos de Uruguay, que finalizó quinto y se clasificó al mundial en un repechaje.

Un técnico creativo, convencido del equilibrio táctico y entusiasta promotor del relevo generacional, Farías ha sido fiel a sus ideas y le pone el pecho a las críticas, que no escasean.

Bajo su mando, Venezuela se impuso por primera vez a Bolivia en la altura de La Paz, luego de una audaz estrategia médico-deportiva que se fundamentó en la convocatoria de los jugadores de la selección Sub-20 que venían de clasificarse al que fue el primer mundial de Venezuela de cualquier categoría, el de Egipto 2009.

Hasta entonces, Venezuela siempre había sido goleada por Bolivia en La Paz.

"Hay que tomar riesgos, aunque estos no les guste a muchos", dijo Farías, cuyo cuerpo técnico mantiene tirantes relaciones con la prensa venezolana y en Argentina ha reducido al mínimo los contactos con el periodismo.

"Yo voy de frente y no me escondo", refirió recientemente el entrenador, que cuenta con el respaldo irrestricto del presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel.

Farías se dio a conocer cuando dirigió entre 2003 y 2005 al Deportivo Táchira, que en la Copa Libertadores de 2004 se clasificó invicto a cuartos de final.

"Vamos sumando cosas positivas y eso quiere decir que algo estamos haciendo bien", acotó.

El torneo venezolano, por otra parte, ha mejorado notablemente su organización y la participación en certámenes regionales sirvió de vitrina para que cada vez más venezolanos se proyecten al exterior.

Es así como José Salomón Rondón dio el salto al Málaga de España, donde esta temporada rompió la marca de goles de un venezolano en la primera división española con 14 dianas, que lo dejaron décimo en la tabla de artilleros.

"César ha sido un maestro para todos nosotros, a los jóvenes nos ha dado la oportunidad y eso ha sido decisivo en nuestras carreras", expresó Rondón a la AP.

"Si el proyecto se mantiene creo que estamos muy cerca ir a un mundial", dijo Rondón, quien acudió al mundial Sub20 de Egipto bajo el mando de Farías.

Además de figuras consagradas en la era de Páez como el volante Juan Arango (del Borussia Moenchengladbach), ya muchos pupilos de Farías comienzan a destacarse, como los mediocampistas Tomás Rincón (Hamburgo) y Yohandry Orozco (Wolfsburgo) y el artillero Nicolás "Miku" Fedor (Getafe).

De cara al choque ante Paraguay, que cierra la fase de grupos, Farías expresó que "tenemos que estar muy enfocados".

"En el primer partido el equipo aseguró el resultado, en el segundo se soltó, y en el tercero tendremos que jugar con el resultado y con la presión, que es menor que la que tiene Paraguay", aseveró.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.