Argentina: El clásico Boca-River suspendido por lluvia

BUENOS AIRES (AP) — El clásico que disputaban Boca Juniors y River Plate el domingo por la décima fecha del torneo Clausura fue suspendido por lluvia a los 10 minutos de juego, en la primera vez que esto sucede en el partido más emblemático del fútbol argentino.

El árbitro Héctor Baldassi tomó la decisión debido a la intensa lluvia que cayó desde muy temprano en la ciudad de Buenos Aires y que dañó el campo de juego en el estadio La Bombonera.

"Era imposible jugar así al fútbol", explicó el juez a periodistas. "Me pareció prudente suspender el partido".

El encuentro se completaría el miércoles a las 17.00 hora local (2000GMT), dijo a periodistas el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, tras reunirse con sus pares de River en el vestuario visitante. Ese día es feriado en memoria de las víctimas de la última dictadura militar, que se instauró el 24 de marzo de 1976.

Sin embargo, la decisión está sujeta a la aprobación de las fuerzas de seguridad y de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

La lluvia amainó en la zona con el correr de las horas y permitió que no muy lejos de la cancha de Boca se jugara el partido en que el líder Independiente hilvanó su quinta victoria consecutiva al vencer de local por 2-0 a Rosario Central.

El lateral Lucas Mareque abrió la cuenta a los 77 minutos con un zurdazo desde fuera del área. El delantero Leonel Núñez aumentó a los 85 con un derechazo cruzado en jugada de contragolpe.

El "Rojo" manda con 23 puntos. Su escolta Godoy Cruz (18) recibía más tarde a Banfield, en el cierre de la fecha.

En tanto que Gimnasia de La Plata jugaba frente a Arsenal.

Nunca antes un clásico entre Boca y River se había suspendido por lluvia.

Pese a que la ciudad de Buenos Aires amaneció bajo una copiosa lluvia, recién minutos antes del partido creció la incertidumbre sobre el normal desarrollo del clásico debido a los charcos de agua formados en distintos sectores del campo de juego de la cancha de Boca.

Baldassi igualmente pitó el arranque, pero los jugadores tuvieron enormes dificultades para trasladar la pelota. Además, las líneas que limitan el campo estaban borradas. El juez paró el partido a los diez minutos, llamó a los capitanes Martín Palermo (Boca) y Marcelo Gallardo (River) y les comunicó que en esas condiciones no se podía jugar.

River marcha en la undécima posición con 12 y Boca mira desde más abajo con ocho unidades.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.