El Barcelona ahora sí espera celebrar

MADRID (AP). Después escapársele en el último suspiro la oportunidad de festejar en casa el título de la liga española, el Barcelona intentará el miércoles cumplir sin complicaciones el trámite en la final de la Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao.

El equipo catalán, cuya última consagración en el torneo de copa se remonta a hace 11 años, llega a la final en procura del primero de los tres títulos a los cuales aspira. Ningún club del fútbol español ha logrado semejante gesta en una misma temporada.

Sus dos últimos partidos en ese objetivo han sido un torbellino de emociones.

El pasado miércoles, un gol en los descuentos de Andrés Iniesta les dio el empate 1-1 en la cancha del Chelsea para clasificarse a la final de la Liga de Campeones.

Cuatro días después, el Barsa estuvo a solo tres minutos de asegurarse el título de la liga española en su estadio Camp Nou, pero el Villarreal le amargó la fiesta el igualarle 3-3 con un gol en los descuentos.

Así las cosas, el equipo de Pep Guardiola deberá esperar otra semana para hacer el denominado "alirón".

Guardiola espera que el partido con el Bilbao borre la decepción del domingo y que sirva de preludio para los festejos del próximo fin de semana, además de dejar la mesa servida para el duelo con el Manchester United en la finalísima de la Liga de Campeones el 27 de mayo en Roma.

"Tenemos que levantarnos rápido y con una sonrisa", dijo Guardiola. "Hace muchos años que el Barsa no disputa una final de Copa y tenemos que ganarla".

La final será en el estadio Mestalla de Valencia, el mismo escenario en el que los azulgranos ganaron su última Copa, la 24 en su historia.

La situación del Barcelona contrasta enormemente con el Bilbao, que lleva un cuarto de siglo desde su último festejo. El mismo fue en la Copa del Rey al ganarle al Barcelona 1-0 en el estadio Santiago Bernabéu.

Pero el cuadro vasco, al menos históricamente, se mantiene como uno de los clubes más laureados del fútbol español. Irán por su 24to título en el torneo, con lo que alcanzarían al Barcelona al tope de la estadística.

No es exagerado decir que para el Bilbao es su partido más importante en décadas. Mejor ejemplo de la expectativa fue que unos 20.000 de sus seguidores se reunieron para observar el domingo el último entrenamiento en el estadio San Mamés.

Su capitán Joseba Etxeberria se manifestó optimista, si bien dicen que el Barcelona es el claro favorito para salir airoso.

"A un partido, en un campo neutral y con las fuerzas igualadas, puede pasar de todo, y estando el Athletic enfrente, más. Para nada descartamos una victoria y traer la Copa a Bilbao", dijo Etxeberria.

Además, el Barcelona se ha visto golpeado por las lesiones, incluyendo tres titulares clave. La más baja más reciente fue la de su volante Andrés Iniesta por una rotura muscular sufrida al final del partido con el Villarreal. Tampoco podrán contar con su delantero francés Thierry Henry y el defensor mexicano Rafael Márquez.

"Aunque sin Rafa, ni Titi, ni Andrés, nos levantaremos y seguiremos adelante con los que seamos. Y no somos once, tiraremos del filial", dijo Guardiola.

Bilbao, en cambio, no presenta bajas y el técnico Joaquín Caparrós pudo darle descanso a más de la mitad del equipo habitual en la victoria el sábado 1-0 ante el Real Betis. Ese resultado garantizó que el equipo preservase su récord de nunca irse al descenso.

Resultados, calendario, noticias y más. ¡AQUÍ!


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.