El Barcelona confía más que nunca en Messi

ETIQUETAS

MADRID ( AFP). Para remontar ante el Inter de Milan el miércoles y poder jugar la final de la Liga de Campeones, el Barça deberá marcar por lo menos dos goles en el Camp Nou, por lo cual deberá contar con un Messi mucho más en forma que en el partido de ida.

Cuando al entrenador "Pep" Guardiola se le pregunta cuáles son las claves para remontar ante el Inter, responde que " ser nosotros mismos", lo que quiere decir: controlar el partido, recuperar la mayor cantidad posible de balones y crear un montón de ocasiones.

Pero también y sobre todo, contar con la eficacia del máximo goleador del equipo, el argentino "Leo" Messi.

No hay otra opción. Incluso si Henry e Ibrahimovic son capaces de marcar (lo que acaban de hacer en Liga el sábado, en un 3-1 contra el Xerez), no tienen la misma potencia que el argentino, autor esta temporada de 40 goles en todas las competiciones.

Solo Pedro, autor del gol en Milan (derrota 3-1), puede aspirar a competir con el Balón de oro del 2009 en cuanto a goles marcados, si bien disputó menos partidos.

Además, el prodigio argentino, de 22 años, se destapa en la Liga: ya máximo goleador de la temporada pasada (con 9 goles), lleva este año ocho goles antes de disputarse la vuelta de las semifinales.

El interrogante es saber cómo se hace para que Messi vuelva a sus explosiones ante el Inter y ofrezca al público del Camp Nou una nueva noche europea mágica despues de lo que hizo frente al Stuttgart (4-0 con una tripleta) o ante el Arsenal (4-1, autor de los cuatro goles).

Guardiola tuvo una semana para rumiar su plan y preparar su venganza después de la lección dada en el partido de ida por el "maestro" José Mourinho.

Pero no desvelará nada antes del miércoles.

Lo único que dijo es lo mismo de siempre, es decir, que su equipo jugará desde el inicio para marcar gol. Esta vez mucho más que en las otras ocasiones.

" El partido así lo exige. No podemos esperar a ver qué pasa mientras los minutos transcurren. Hay que remontar muchos goles", advirtió.

Una cosa es segura: el entrenador catalán no reeditará la experiencia del partido de ida, con Maxwell, habitual lateral izquierdo, llevado al puesto de ala después de la entrada en juego de Abidal (62).

Si esto funcionó 45 minutos en el césped del Real Madrid durante el clásico (2-0), se tradujo en un fracaso ante el mecanismo bien engrasado del Inter.

Quizás reforzará su centro del campo, cuestión de darle más libertad ofensiva a Xavi, indispensable rampa de lanzamiento para los ataques de Messi.

Anulándolo en Milán, el Inter cortó la peligrosa conexión con el argentino, que se mostró casi inofensivo.

Guardiola podría tambén decidirse por lanzar al francés Thierry Henry, que marcó gol el sábado y que se asoció perfectamente con Messi en la demostración contra el Valencia hace un mes y medio en la Liga (3-0).

Pero el rompecabezas para Guardiola no termina aquí. También deberá vigilar para no descuidar su línea defensiva volcándola al ataque. Porque el Inter, si bien se defendió muy bien a la ida, también se mostró implacable delante, con su trío Sneijder-Milito-Eto'o.

Y si un gol complicaría seriamente las cosas al Barça, dos lo matan.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.