Barcelona golea al Athletic y gana la Copa del Rey

MADRID (AP).- Barcelona resumió el viernes en 90 minutos las virtudes que le han encumbrado bajo la batuta de Pep Guardiola y arrolló al Athletic de Bilbao con claridad para proclamarse campeón de la Copa del Rey.

Un doblete de Pedro Rodríguez y un gol del argentino Lionel Messi en sólo 25 minutos sentenciaron la final antes del descanso y dieron al Barsa la victoria final por 3-0 frente al Bilbao de Marcelo Bielsa, que jamás encontró la forma de plantar cara al enchufado multicampeón español.

En una noche de récords para el Barcelona, Guardiola escribió el mejor epílogo posible a sus cuatro temporadas al frente del primer equipo, sumando su 14to título de 19 posibles.

Además, Messi elevó a 73 la marca europea de goles en una sola temporada, superando los 67 tantos del alemán Gerd Muller en 1973.

El título, que suma la Copa del Rey número 26 en las vitrinas del club catalán, sirvió además otro clásico entre Barsa y Real Madrid, como campeón de liga, en la Supercopa de España, que se disputará en agosto y que marcará el debut en competición oficial de Tito Vilanova como nuevo director técnico del Barcelona.

Bielsa, por su parte, volvió a fracasar con sus aguerridos "Leones" en su segunda final en apenas dos semanas, tras la derrota por idéntico marcador 3-0 frente al Atlético de Madrid en la Liga Europa.

La antesala de la final de Copa en el Vicente Calderón de Madrid estuvo marcada por polémicas extradeportivas. Tal y como se esperaba, la mayoría de los 55.000 hinchas que abarrotaban el estadio dedicaron una monumental silbatina al himno nacional español.

Barcelona y Bilbao son los equipos más representativos de Cataluña y el País Vasco, respectivamente, dos regiones en las que el sentimiento nacionalista de pertenencia a un territorio independiente de España está más arraigado.

La protesta fue una forma de reivindicar ese sentimiento entre parte de las hinchadas.

Cuando empezó a rodar la pelota y habló el fútbol, Barcelona inició su monólogo.

A los 20 segundos, Messi advirtió con un disparo ligeramente desviado que el parón competitivo de casi un mes no había afectado al hambre de títulos del Barcelona.

Bielsa ordenó a sus jugadores presionar la tradicional salida de balón del Barsa intentando agobiar al arquero suplente José Manuel Pinto, quien suele jugar habitualmente la Copa y es menos diestro al toque que Víctor Valdés.

Pero el afán del Bilbao dejó un enorme espacio en el medio del campo, que los centrales Javier Mascherano y Gerard Piqué supieron aprovechar para conducir la pelota a posiciones donde Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Messi destrozaron la línea defensiva vasca.

Pedro confirmó el dominio azulgrana al aprovechar un rebote en el corazón del área tras un tiro de esquina para batir a Gorka Iraizoz a los tres minutos de juego.

Lejos de tomarse un respiro, el Barcelona adelantó todavía más las líneas.

A los 20 minutos, un pase medido de Iniesta fue aprovechado por Messi para batir con la derecha a Iraizoz. Cuando los bilbaínos todavía estaban digiriendo el golpe, Pedro enganchó un tremendo disparo desde fuera del área que entró por la escuadra.

Bielsa buscó el revulsivo con dos cambios nada más comenzar la segunda mitad. Ander Herrea e Iñigo Pérez dieron más profundidad al equipo, pero el artillero Fernando Llorente no encontró nunca posiciones de remate.

Sólo el lateral Ibai Gómez dispuso de una clara oportunidad a los 53 minutos, pero su balón picado sobre la salida de Pinto no encontró portería.

El Barsa se dedicó a controlar el resto del partido y Messi dispuso de alguna ocasión a la contra para aumentar la renta.

El club catalán sumó el cuarto trofeo de una temporada agridulce, en la que además ganó las Supercopas de España y Europa y el Mundial de Clubes, pero perdió su corona en la liga española y la Liga de Campeones.

Curiosidades, videos, noticias y más de la Copa Mundial ¡AQUÍ!

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida