Barcelona labra una leyenda

WEMBLEY, Inglaterra (AP). En una sublime final de la Liga de Campeones, el mundo del fútbol sacó un par de enfáticas respuestas.

La primera: este Barcelona tiene un puesto, sin duda alguna, dentro de ese puñado de equipos que pueden ser considerados entre los mejores de la historia

La segunda: Lionel Messi está en la misma categoría que Pelé y Diego Maradona.

Nada de peros. Son realidades irrefutables que se exhibieron en Wembley, y para desconsuelo de los seguidores de Manchester United.

El resultado final del sábado fue un 3-1. Pero fue benévolo. Los de Alex Ferguson la sacaron barata, era para una goleada mayúscula. No sólo perdieron, sino que también fueron avasallados en todos los sentidos.

"Es el mejor equipo que he visto y lo acepto", dijo Ferguson, con un cuarto de siglo como técnico del Man U. "No voy a poner excusas. Nunca nadie nos había dado una paliza así. Disfruten con sus triunfos y su fútbol. Se lo merecen".

Tampoco que sea vergonzoso ser víctima de la perfección. El Man U, como se puede esperar de todo equipo dirigido por el motivador Ferguson, no tiró la toalla, no paró de correr, no bajó los brazos. Mostraron su clase al no perder los estribos, lo cual hubiese sido muy fácil debido a que el Barcelona te vuelve loco al no soltar la pelota. La fórmula azulgrana se basa en la voracidad.

Una vez que controló el buen inicio del Man United, el triunfo de Barcelona fue inevitable. El bonito gol de Wayne Rooney, excelentemente elaborado a los 34 minutos, sencillamente demoró un poco más las cosas.

Ferguson ha descrito como "carrusel" el fútbol de pases del Barcelona. Fue lo que se vio en Wembley. El genial trio de Messi, Andrés Iniesta y Xavi Hernández completó 305 pases, cuatro más que todo el Man U.

Si el Barcelona le puede hacer esto al gran Man United dos veces en tres años, pues ¿a qué se pueden atener los demás en Europa?

A poco. Esto si Pep Guardiola sigue en el puesto.

El técnico del Barcelona lo ganado todo tras haber tomado las riendas de un club que era excelente para convertirlo en uno invencible. Lleva las riendas de lo que se asemeja a una dinastía. En tres años, Guardiola acumula 10 títulos.

Previo al partido se refirió con recelo al desgaste físico y mental de conducir a un club con semejantes expectativas, lo cual dio a entender que quizás se aleje. Pero al mismo tiempo uno puede considerar que la cuenta de títulos crecerá si permanece.

Messi, hay que recordar, recién cumplirá 24 años el mes próximo. Todavía quedan muchos tantos que anotar y pases que dar al genral argentino, que por tercera edición seguida terminó como el máximo goleador de la Liga de Campeones y que virtualmente sentenció recibir por tercer año seguido el premio al mejor jugador del mundo.

El gol de Messi salió casi de la nada. Pase de Iniesta y una corrida relampagueante hasta jalar del gatillo desde la media luna, tomando por sorpresa a todo. Un truco de magia para darle la ventaja definitiva al Barcelona. Y así dejó en 12 su cosehca de goles del torneo, igualando la marca que Ruud van Nistelrooy fijó en 2002/2003.

"Lionel es el mejor jugador que he visto y probablemente el mejor que vea nunca", dijo Guardiola. "Es único. Espero que nunca se canse".

Amén.

A Ferguson le toca pensar en recambios. Ryan Giggs y Paul Scholes ya están muy viejitos. Edwin van der Sar se retira.

El Barcelona, en cambio, puede disfrutar su supremacía.

___

John Leicester está en Twitter: http://twitter.com/johnleicester

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.