Beckham se reencuentra con sus orígenes en Liga Campeones

MILÁN (AFP). El duelo entre el Milan y el Manchester United, de alto prestigio de por sí, en los octavos de final de la Liga de Campeones, tiene como aliciente el reencuentro de David Beckham por primera vez con el equipo que lo vio crecer y donde pasó sus mejores años como profesional.

La estrella inglesa sentirá el martes, en San Siro, un pinchazo en el corazón por enfrentarse a su ex club. Pero, sin duda alguna, nada comparado con lo que experimentará ante miles de aficionados de los 'Red Devils" que acudirán a Old Trafford en el partido de vuelta que se disputará dentro de tres semanas.

Manchester United no se trata de un equipo cualquiera para él, sino de su antiguo club, su familia, donde se formó, explotó como jugador, se convirtió en una estrella mundial y ganó los trofeos más importantes: seis títulos de Premier League, dos de Copa de Inglaterra y, sobre todo, una Liga de Campeones en 1999.

En total, el centrocampista disputó 394 partidos y marcó 85 goles en diez temporadas en el equipo inglés.

"Cuando deje de jugar, seguiré siendo un aficionado empedernido del United. Aceptar no ser jugador de este equipo ha sido una de las cosas más duras que he tenido que digerir", explicó la semana pasada el ex madridista, que viene al club lombardo cedido por Los Angeles Galaxy para los próximos seis meses.

"Va a ser emocionante para mí. Desde que dejé Manchester, es la primera vez que lo voy a enfrentar y voy a hacer todo lo que pueda para que pierda. Hace siete años que me marché. Pensaba que iba a quedarme allí toda mi carrera y resulta que he cambiado tres veces de club desde etonces", dijo este lunes.

Desde su marcha al Real Madrid en 2003, "Becks" nunca tuvo la oportunidad de jugar frente a los 'Red Devils'. "Casi lloré (después del anuncio del sorteo de octavos de la Liga de Campeones). Manchester es mi vida", señaló a finales de diciembre.

En el banquillo del United, se encontrará el técnico Alex Ferguson, que ha sido como un padre para el jugador, pese a que el escocés se mostró furioso después de una derrota en su última temporada con el club británico.

Fue el propio jugador quien insistió en la cesión del equipo estadounidene al Milan. Esta operación fue recibida con mucho escepticismo. "Se trata de una operación de marketing", se dijo, pero el interesado, humilde y trabajador, se ganó el apoyo de los compañeros de equipo y de los aficionados.

Sin embargo, Beckham declaró que no se dejará llevar por la emoción. A sus 34 años, se presenta el último gran desafío de su carrera: convencer al seleccionador de Inglaterra, Fabio Capello, para disputar el Mundial de Sudáfrica.

"Si Beckham juega y se encuentra bien físicamente, irá al Mundial", aseguró Capello recientemente.

"No me fijo en su edad, miro sus cualidades y tiene muchas. Es serio y gran profesional", prosiguió el técnico italiano.

Beckham anunció que no festejará si llega a marcar contra su ex equipo. "No creo que lo celebre (el gol). Respeto a los seguidores y al club", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.