Berlusconi: "Kaká se queda en el Milan"

ROMA (AP). El primer ministro Silvio Berlusconi aseguró hoy lunes que "Kaká se queda en el Milan" durante una intervención telefónica en un programa deportivo de la televisión italiana.

Berlusconi agregó que "para Kaká, el dinero no es todo", y puntualizó que el jugador no pidió un aumento de su sueldo.

Kaká gana 12 millones de euros anuales y el Manchester City le habría ofrecido entre 18 y 20 millones de euros (23 y 26 millones de dólares), según la prensa italiana.

Berlusconi explicó que "fue mi intervención, pero también suya, quien me dijo que prefería quedarse, que no pensaba que habría perdido una ocasión por un sueldo más alto y que privilegiaba los valores de la bandera y de la amistad, el calor y el afecto que han demostrado también en estos días todos los tifosi".

"Nos hemos idealmente abrazado", manifestó

Más tarde, a un canal de televisión de Sky afirmó: "Estoy realmente feliz de haber mantenido a Kaká en el Milan".

"Es un gran campeón y un gran hombre, ha renunciado a ofertas del Manchester City, privilegiando al Milan, a sus compañeros y a sus tifosi. Dijo no porque el dinero no es todo en la vida", agregó.

Según Berlusconi, "Kaká ha renunciado a ganar mucho dinero, es una decisión de admirar".

El programa deportivo donde Berlusconi hizo el anuncio señaló que Berlusconi lo habría llamado por teléfono justo cuando el jugador se dirigía a firmar el acuerdo para su traspaso.

Su anuncio se produjo cuando la prensa italiana ya daba por hecho el acuerdo con el Manchester City para el traspaso de Kaká y faltaría solo el asentimiento del jugador.

El acuerdo habría sido en base a 130 millones de euros (170 millones de dólares) y Kaká recibiría anualmente entre 18 y 20 millones de euros (23 y 26 millones de dólares), según una agencia local.

Aunque no citó ninguna fuente oficial, el canal de televisión Antenna 3, en un programa deportivo del lunes, dio por seguro la cesión del jugador brasileño.

Una serie de reuniones se celebraron el lunes en el mundo futbolístico milanés para decidir el futuro de Kaká, quien debía de decidir si aceptaba o no la más grande oferta económica jamás hecha por un jugador.

La reunión más importante la tuvo el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, con Bosco Leite, el padre y representante de Kaká.

Antes, en horas de la mañana del lunes, Galliani se había reunido con el presidente del club, el primer ministro Silvio Berlusconi.

Bosco Leite, por su parte, apenas llegó a Milan procedente de Brasil, se reunió con su hijo para saber si está dispuesto a dejar el Milan para pasar al Manchester City, que al parecer lo cubriría de oro de la cabeza a los pies con tal que juegue en su equipo.

Garry Cook, presidente ejecutivo del Manchester City llegó a Milán, se reunió con el padre de Kaká y posteriormente ambos se encontrarían con Galliani.

Si la transferencia se hubiera cerrado, superaría el récord mundial que fijó el Real Madrid en el 2001 cuando pagó a la Juventus 65 millones de dólares por Zinedine Zidane.

Unos 300 tifosi, según cálculo de medios italianos, participaron de una manifestación en la tarde del lunes frente a la sede del club para protestar en contra de su eventual venta.

Los hinchas entonaron coros del tipo "no se vende Kaká" y un pancarta en que afirman: "Una cuestión de corazón: club no venda. Kaká no pedirlo".

Unos 20 hinchas se dirigieron a la casa de Kaká para expresarle el deseo que no deje el Milan, con una pancarta que decía: "Seis años no se olvidan, quédate con nosotros".

El jugador se asomó a una de las ventanas de su departamento y se golpeó el corazón con su mano derecha y después de saludarlos en otras tres ocasiones, los hinchas se retiraron.

Kaká, de 26 años, tiene un contrato con el Milan hasta el 2013.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.