Bradley continúa al frente de selección EU

CHICAGO (AP). Bob Bradley guió a Estados Unidos a una campanada contra España, a su primera aparición en una final de un torneo prestigioso de la FIFA y al primer lugar de su grupo en el Mundial de Sudáfrica.

Ahora, tendrá que encontrar una forma de superar todo eso.

El éxito y la experiencia de Bradley convencieron al presidente de la federación estadounidense Sunil Gulati de que contaba ya con la mejor opción posible al mando de la selección.

Y eso pesó más que cualquier crítica acerca de que el equipo está estancado o de que, históricamente, los técnicos contratados para un segundo ciclo de cuatro años terminan quedando por debajo de lo que habían logrado en su primera gestión.

"Conocemos bien las estadísticas del primero y del segundo ciclo con un técnico", dijo Gulati el martes, un día después de que Bradley llegó a un acuerdo para extender su contrato hasta el cierre del 2014. "Al final, llegamos a la conclusión de que su experiencia y antecedentes, así como su trabajo en los últimos cuatro años, superaban cualquier desventaja".No obstante, la ampliación del contrato a Bradley no deja de ser una sorpresa. El técnico no ha ocultado su deseo de dirigir en el extranjero algún día, y se le llegó a vincular con el Fulham y con el Aston Villa en la Liga Premier inglesa, aunque no hubo discusiones directas con ninguno de esos clubes.

Además, muchos pensaban que la federación estadounidense querría un nuevo comienzo, para el ciclo que terminará en el Mundial del 2014.

Los técnicos estadounidenses no han tenido gestiones tan duraderas, por un buen motivo. El técnico de Alemania, Franz Beckenbauer, ha sido la excepción en todas las selecciones, al ganar el Mundial en 1990, cuatro años después de ser subcampeón en México 1986. Pero la realidad, es que la mayoría de los técnicos no logra igualar su éxito inicial en el nuevo ciclo.

Italia, campeona en el 2006, y Francia, subcampeona, fueron un fracaso en Sudáfrica, pese a tener los mismos técnicos.

El antecesor de Bradley fue Bruce Arena, quien llevó a Estados Unidos sorpresivamente a los cuartos de final en Corea-Japón 2002. Cuatro años después, la selección norteamericana fracasó en la primera ronda, en Alemania.

Gulati se negó a decir si había hablado con algún otro candidato, incluido el alemán Juergen Klinsmann, a quien se ofreció el puesto hace cuatro años.

Pese a vencer a España en la Copa Confederaciones del año pasado, y a llegar a la final en aquel certamen, parece que Estados Unidos tiene todavía un largo camino por recorrer para estar entre las mejores selecciones del mundo.

"No estoy plenamente satisfecho", dijo Bradley, respecto de la eliminación de Estados Unidos en los octavos de final de Sudáfrica 2010. "Nos sentimos bien por lo que hemos logrado en los últimos cuatro años, pero eso no significa que todo sea perfecto. Eso es lo que nos motiva a nosotros y a nuestros jugadores, así que seguiremos trabajando en esto".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.