Campeones: Barcelona vence 2-0 al Madrid con doblete de Messi

MADRID ( AP). Lionel Messi resolvió un partido de ánimos caldeados y el Barcelona derrotó el miércoles 2-0 al Real Madrid para sacar una ventaja importante del duelo de ida por las semifinales de la Liga de Campeones.

Messi anotó a los 76 y 87 minutos para llegar a 11 tantos en la competencia.

El Madrid jugó la última media hora con un hombre menos por la expulsión a los 61 minutos del portugués Pepe, quien vio la roja directa por una plancha sobre Dani Alves.

El técnico del Madrid, José Mourinho, también observó el final del encuentro desde las gradas por sus reclamos tras la sanción a Pepe, quien se perderá el partido de vuelta el 3 de mayo en el estadio Camp Nou de Barcelona. El lateral Sergio Ramos tampoco podrá jugar por el Madrid por acumulación de tarjetas.

Fue el quinto partido consecutivo en el que un equipo dirigido por Mourinho acaba con 10 hombres. Hay que tomar en cuenta la derrota 1-0 de su Inter de Milán en el duelo de ida por las semifinales de la edición del año pasado.

"Si le digo a él (al árbitro Wolfgang Stark) y a la UEFA lo que pienso, mi carrera acaba hoy, por eso sólo digo una pregunta: por qué. Podíamos jugar aquí tres horas y el partido hubiera quedado 0-0", señaló Mourinho.

Sin parar de despotricar contra el arbitraje, Mourinho consideró como "misión imposible" la vuelta.

"Sí, ya estamos eliminados. Algunas veces me da un poco de asco vivir en este mundo, pero es nuestro mundo", disparó el técnico portugupes. "Tendremos que ir a Barcelona con todo nuestro orgullo, sin Pepe que no ha hecho nada, sin Ramos que no ha hecho nada y sin su entrenador que no puede estarse en el banquillo".

Su contraparte Pep Guardiola esquivó responder a los dichos de Mourinho, que incluso cuestionó la credibilidad de la campaña del Barcelona en el torneo. Prefirió elogiar a sus dirigidos.

"Un equipo que tiene nueve Copas de Europa nunca da un partido por perdido. Le he visto muchas veces, de niño, como jugador y como entrenador y no da nada por perdido", afirmó Guardiola.

Se trató del tercero de cuatro partidos en 18 días entre los archirrivales españoles, y esta vez se jugó al límite con más roce que fútbol.

Luego de vencer la semana pasada 1-0 al Barsa en la final de la Copa del Rey, el Madrid parecía llegar en un mejor momento al encuentro en su estadio Santiago Bernabéu.

Sin embargo, Mourinho volvió a desplegar una táctica defensiva con un plantel que se dedicó más a defender, que a proponer en la ofensiva.

Un largo remate de Xabi Alonso y otro de Cristiano Ronaldo, que no complicaron mucho al portero Víctor Valdés, fueron los únicos avisos del Madrid en un primer tiempo en el que el Barcelona no lograba despejar las vías hacia el arco de Iker Casillas.

Fiel a sus principios y tal como advirtió en una conferencia de prensa el martes, en la que incluso profirió palabras soeces hacia Mourinho, Guardiola no alteró su filosofía de juego e hizo lo posible por mover el balón y llevar la iniciativa.

Guardiola no contó con Andrés Iniesta, uno de sus cerebros en el mediocampo, mientras que Mourinho no tuvo a Sami Khedira, una pieza fundamental en el triunfo del miércoles pasado en la Copa del Rey.

El Barsa salió más decidido en el complemento y aprovechó los espacios que surgieron cuando el Madrid se animó a ir más al ataque, con la entrada del delantero Emmanuel Adebayor por el centrocampista Mesut Oezil.

La balanza se inclinó definitivamente a favor del Barsa con la expulsión de Pepe, quien en los tres últimos partidos contra los blaugranas alineó en el mediocampo en lugar de su posición habitual como central.

Messi finalmente anotó su primer gol en unas semifinales de Champions en una jugada que inició Ibrahim Afellay por la banda derecha. El extremo holandés desbordó al lateral Marcelo, mandó un preciso centro y Messi le ganó el espacio a Ramos para empujar el balón al fondo de las redes.

El artillero argentino, que lleva 52 goles esta temporada en todas las competencias, sentenció el encuentro a tres del final con una jugada magistral: recibió la pelota cerca del centro del campo, lo llevó pegado al pie y superó a tres defensores antes de cruzar a Casillas con la derecha, su pierna menos hábil.

El portero suplente del Barsa, Sergio Pinto, tampoco podrá estar en la banca en el partido de vuelta tras recibir una tarjeta roja por un altercado en la entrada a los vestuarios durante el entretiempo.

El ganador se enfrentará en la final del 28 de mayo en Wembley contra el que salga airoso de la serie entre Manchester United y Schalke, que domina 2-0 el equipo inglés.

Un duelo Barcelona-Man United sería una reedición de la final de 2009 que ganó el Barcelona en Roma.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.