Campeones: Barcelona y Manchester dirimen supremacía europea

LONDRES (AP). El Barcelona y Manchester United dirimen el sábado en Wembley la supremacía del fútbol europeo en la final de la Liga de Campeones. Dos clubes con vidas paralelas, de éxitos relativamente recientes, que pelean por hacerse un lugar en el olimpo de los monarcas de Europa más laureados de la historia.

Barcelona y Man U comparten muchas cosas. Mientras el Barsa ha desafiado en los últimos 20 años el tradicional dominio del Real Madrid en España, United ha hecho lo propio con el Liverpool en Inglaterra.

A nivel continental, también están igualados. Los dos suman tres Copas de Europa cada uno. El que salga airoso empatará con Ajax y Bayern Munich, con cuatro títulos respectivamnente, y se acercará un poco más a los cinco de Liverpool, los siete del Milan y los nueve del indiscutible rey de Europa, el Madrid.

Ambos se juegan en Londres la posibilidad de ser parte de la selecta jerarquía europea.

"Queremos intentar marcar una época. Ganar otra Champions sería brutal", aseguró el volante blaugrana Andrés Iniesta.

"Es fantástico para el club. Estamos donde queremos estar. Creo que este equipo puede ganar la Copa", dijo el técnico de Man U, Alex Ferguson.

Para el Barcelona, la cita de Wembley tiene un significado especial. En el viejo estadio de Wembley, el club español alzó en 1992 su primera Copa de Europa tras imponerse a la Sampdoria italiana 1-0. De la mano de Johan Cruyff y con un joven Pep Guardiola en el mediocampo, el Barsa rompió su historia de sinsabores en la máxima competición continental.

"Wembley tiene mucha historia, pero sólo el campo antiguo. Este campo se la tiene que ganar", señaló Guardiola, quien en los últimos días intenta evitar paralelismos con 1992.

"El otro Wembley tenía más liturgia, era más especial, el entorno, las escaleras. Ahora se mantiene el nombre y la atmósfera, y además, jugamos contra un equipo inglés, que lo hace más especial", agregó.

Pero lo cierto es que el Barsa dio un giro a su historia con aquella victoria. El equipo catalán suma 21 ligas en España, 11 de ellas desde 1990.

En Europa, el Barsa sufrió más de 20 años para volver a tocar el cielo, pero su carrera es meteórica en los últimos tiempos. La irrupción de jugadores como Xavi Hernández, Iniesta, Carles Puyol y, por supuesto, el argentino Lionel Messi catapultó al equipo a la gloria.

La de Wembley es la tercera final para el Barsa en seis años, dos de ellas con Guardiola en el banquillo. En 2006, con el brasileño Ronaldinho como figura y Frank Rijkaard en la dirección técnica, doblegó 2-1 al Arsenal. En 2009, se deshizo precisamente del Manchester United por 2-0 en una final disputada en Roma.

"Tengo muy buenos recuerdos de Roma. Ojalá consiga marcar una vez más, pero eso no es lo más importante y sí el título", recordó Messi, autor de un gol de cabeza en la final contra United de hace dos años. "Creo que es una final sin favoritos. Un partido especial entre dos grandes equipos. Pienso que será muy equilibrado".

"Son partidos muy importantes, que sólo disputan jugadores elegidos", recordó el artillero español David Villa, campeón mundial y europeo con España, pero que jamás ha jugado la final de la Liga de Campeones. "Me siento orgulloso de poder disfrutar de esto".

La historia de los Diablos Rojos guarda cierta similitud con la de su rival. Su último campeonato de liga, conquistado hace apenas dos semanas, fue el 19no de su historia, aunque 12 han sido ganados desde 1993. En Europa, United vivía de los recuerdos de la Copa de Europa lograda a mediados de los años 60 y de la tragedia del accidente aéreo de Munich, donde perdió la vida una generación de futbolistas llamados a marcar una época.

La llegada del escocés Ferguson al banquillo en 1986 dio un giro a la historia del club. De los 59 títulos que lucen en sus vitrinas, 36 han sido ganados en la larga etapa de Ferguson como director técnico, y los Diablos Rojos superaron este año las 18 coronas inglesas de Liverpool.

Al Manchester, como al Barcelona, también le ha costado hacerse un hueco en Europa. Ganó su segundo título continental en 1999 tras doblegar 2-1 al Bayern Munich precisamente en el estadio Nou Camp. Repitió campeonato en 2008 frente al Chelsea. La de Wembley es su tercera final en apenas cuatro años.

"He dicho muchas veces que nos tendría que haber ido mejor en Europa a lo largo de los años", aseguró Ferguson recientemente. "Pero lo importante ahora es buscar una solución para frenar al Barcelona y tratar de sumar un título más".

Manchester y Barcelona parten igualados en historia y palmarés y comparten la responsabilidad de seguir ganando títulos a nivel continental.

"Lo importante para el Manchester es ganar. Hay que seguir adelante, siempre hay responsabilidades en este club y el sábado tenemos la obligación de asumir otro gran reto", señaló Ferguson.

"Tenemos mucha suerte de volver a jugar una final. Hemos jugado dos finales en tres años, pero podemos pasar 20 sin alcanzar otra", advirtió Guardiola. "Es lo que quiero que sientan mis jugadores".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.