Casillas vuelve a ser San Iker tras dudas y críticas

POTCHEFSTROOM ( AFP). Iker Casillas estaba decepcionando en el Mundial de Sudáfrica y por primera vez había dudas de si debía ser el portero titular en la selección española al tiempo que se oían voces de que Pepe Reina o Víctor Valdés estaban más capacitados para el puesto.

Las críticas empezaron en un amistoso en Austria contra Arabia Saudí, que España ganó por 3-2, en el que Casillas cometió un error en un despeje por alto al que no llegó y que significó un gol de su rival.

Después, en el debut del Mundial contra Suiza, España perdió por 1-0, tras otro fallo del portero en el gol. Mientras estos sucedía, un diario británico hablaba de que su novia, Sara Carbonero, una periodista de la cadena española Telecino, le desconcentraba poniéndose a informar tras el arco.

El portero del Real Madrid mantuvo la calma y su revancha personal llegó en el partido contra Paraguay en cuartos de final, que ganó España por 1-0.

Primero detuvo un penal en el minuto 63 a Oscar Cardozo, que habría puesto a Paraguay por delante en el marcador, y luego, cuando España iba en ventaja de 1-0, detuvo dos disparos seguidos en el 88 al propio Cardozo y a Roque Santa Cruz.

"A España le hacía falta un partido así, no a mí especialmente. Hay que estar contento por el equipo. No valen las individualidades. Prima el colectivo y eso es lo principal", señaló.

San Iker, como le llaman los aficionados del Real Madrid, había vuelto. Como aquel día que detuvo dos penales a Italia en cuartos de final de la Eurocopa-2008 y que fueron una parte importante del triunfo de la Roja en aquel torneo.

Estas tres penas máximas paradas le han devuelto la autoestima en los penales, que se había visto dañada en el Mundial-2002, cuando España perdió en cuartos de final contra Corea del Sur, que convirtió sus cinco lanzamientos y eliminó a la Roja, que anotó cuatro y falló uno.

El gran especialista en los penales en la selección española es el portero suplente Pepe Reina y el buen ambiente entre ambos lo demuestra el hecho de que Casillas reconoció que el mérito en el penal parado a Cardozo fue del guardameta del Liverpool, que le aconsejó.

"El penalti es un poco de intuición y de fortuna. Es cierto que antes del partido, Pepe Reina me había dicho que Cardozo le había tirado un penalti por la izquierda y fuerte. Me valió el consejo", señaló.

De todas maneras, Casillas ya había mostrado que es capaz de parar penales, como ocurrió en octavos de final del Mundial-2002 cuando detuvo los lanzamientos de los irlandeses David Connolly y Kevin Kilbane y dio el pase a España a cuartos.

También había mostrado sus dotes en esa especialidad en el Mundial Sub-20 de Nigeria-1999, que España ganó, al parar dos penales en el duelo de cuartos de final contra Ghana.

Ahora llega Alemania, el equipo más goleador del Mundial, con 13 dianas en cinco partidos.

"Creo que es el mejor equipo del Mundial. Lo ha demostrado contra Argentina y contra Inglaterra, y creo que debemos tenerle el máximo respeto. No será un partido fácil. Querrán revancha después de la Eurocopa. Nosotros le plantaremos cara", dijo.

Casillas, como capitán del equipo, quiere levantar el trofeo de campeón del mundo en el Soccer City de Johannesburgo, el próximo domingo, como hizo hace dos años en Viena, en la final de la Eurocopa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.