Chelsea planea su futuro como campeón de Europa

MUNICH (AP). Chelsea podrá planificar su futuro desde una posición inesperadamente fuerte, como campeón de Europa, luego de su dramática victoria ante Bayern Munich en la final.

El dueño Roman Abramovich finalmente obtuvo el trofeo de la Liga de Campeones que había ansiado desde que compró el club en el 2003. También tiene una plaza en la próxima edición, lo cual es clave para los planes financieros del equipo y su estatus entre los clubes de la elite en Europa.

Ahora, el multimillonario ruso y sus asesores deben decidir si el futuro inmediato del equipo incluye nuevos contratos para el técnico interino Roberto di Matteo y el artillero Didier Drogba.

Drogba, de 34 años, dio razones de sobra para extender su estadía de ocho años al anotar de cabeza a los 88 minutos para empatar 1-1 un partido que parecía decidido para el Bayern. El marfileño se encargó del remate decisivo en la definición por penales en la casa del club alemán.

Di Matteo no pudo haber hecho más en sus tres meses como reemplazo del despedido técnico Andre Villas-Boas, logrando el trofeo más codiciado en la competencia de clubes más importante en el mundo. También logró el título de la Copa FA.

"Roberto ciertamente está en consideración y ha hecho una excelente labor para nosotros", dijo el presidente del Chelsea Bruce Buck el domingo. "Nosotros hemos aplazado el nombramiento de un técnico por las últimas semanas. Ahora tenemos que sentarnos a pensar y hacer lo que es mejor para el Chelsea".

Buck dijo que el director ejecutivo Ron Gourlay se reunirá con el agente de Drogba en los próximos días.

Las demandas salariales de Drogba habrían sido un lujo caro si Chelsea hubiese perdido y por tanto quedado fuera de la próxima Liga de Campeones.

Chelsea se embolsó 60 millones de euros (77 millones de dólares) por sus resultados en la actual edición. Incluso un año en exilio en la Liga Europa habría afectado negativamente las cuentas del equipo, pues las reglas de "equilibrio financiero" de la UEFA limitan la capacidad de los dueños acaudalados de rescatar a equipos que gastan mucho en transferencias y salarios.

Abramovich ha subsidiado pérdidas totales por alrededor de 800 millones de libras (1.270 millones de dólares), pero Chelsea debe generar más ingresos que lo que ha sido posible con su estadio Stamford Bridge, con capacidad para 42,000 espectadores.

La admiración de Abramovich hacia el Barcelona puede dar pistas sobre los próximos pasos de Chelsea. Se dice que le gusta la idea de traer a Pep Guardiola, quien acaba de dejar su puesto como técnico azulgrana tras armar uno de los equipos más admirados en tiempos recientes.

Pero es poco problable que Guardiola quiere volver a dirigir en el corto plazo, incluso con Chelsea disputando la Liga de Campeones y el Mundial de Clubes el próximo diciembre en Japón.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida