Dely Valdés soñaba con ganar a Estados Unidos y Bradley da crédito a Panamá

Redacción EE.UU., 12 jun (EFE).- El momento dulce de disfrutar de un triunfo histórico llegó para la selección de Panamá después de ganar por 2-1 a Estados Unidos en la segunda jornada del Grupo C de la undécima edición de la Copa Oro de la Concacaf.Un triunfo con el que siempre había soñado Julio César Dely Valdés, primero como jugador y ahora como entrenador, pero que siempre se les había resistido en los ocho partidos disputados anteriormente entre ambos equipos, incluidos cuatro en la Copa Oro."Normalmente, Panamá es un pueblo que sabe celebrar, pero ahora tendrá una razón mayor para que lo hagan", comentó Dely Valdés en la rueda de prensa posterior al partido que se disputó en el Raymond James Stadium, de Tampa (Florida), ante 27.731 espectadores. "Se trata de un momento histórico para nuestro fútbol".Dely Valdés dijo que todo el equipo había demostrado confianza desde el inicio del partido, pero la mentalización que podían ganar a Estados Unidos se dio después de haber ganado por 3-2 a Guadalupe en el partido inaugural del grupo."Como máximo responsable técnico al igual que el resto del grupo tenemos que mantener los pies sobre el suelo para seguir trabajando de cara a que también podamos realizar el mismo o mejor fútbol en los próximos partidos", señaló Dely Valdés.Panamá, había sido recibido 18 goles y sólo marcado cuatro en los ocho partidos anteriores disputados contra Estados Unidos, de ahí que el triunfo tenga todavía más valor."Nada más concluir el partido frente a Guadalupe le dije a todo el equipo que íbamos a ganar también a Estados Unidos", subrayó Dely Valdés. "Pero la clave del triunfo estuvo en la confianza que todos los jugadores tuvieron en si mismos y en los que los dirigimos".Dely Valdés destacó que cuando los jugadores panameños se marcaron en su mente que podían hacer una cosa importante comenzó el proceso para conseguir la victoria en el campo.El seleccionador de Panamá también explicó que no habían trabajado nada especial para hacer frente a Estados Unidos, simplemente como equipo tienen sus debilidades y trataron de tomar ventajas de las mismas.Por su parte, el entrenador de Estados Unidos, Bob Bradley, reconoció que su equipo no tuvo todo el potencial que normalmente desarrolla en el campo y lo que hicieron no les bastó para ganar a un rival que fue "bueno durante todo el partido".Aunque Bradley destacó que el equipo creo claras ocasiones de gol, al final tampoco pudo concretarlas y ahí fue donde se les fue el partido.El delantero internacional y líder del equipo estadounidense Landon Donovan no tuvo ningún problema en reconocer también el gran partido que había realizado Panamá."Hay que darle crédito a Panamá", subrayó Donovan. "Comenzaron muy bien el partido y tomaron la iniciativa con un fútbol agresivo, que les permitió ponerse por delante en el marcador".Donovan reiteró que fueron ellos mismos los que se metieron en un hondo profundo, del que esta vez no pudieron salir cuando intentaron reaccionar en la segunda parte."No se puede comenzar un partido de la manera que lo hicimos", explicó Donovan. "Por alguna razón salimos sin demasiado entusiasmo, complacientes con lo que hacía nuestro rival, sin aprovechar las ocasiones hasta que ellos nos desbordaron con jugadas claves que iban a ser decisivas".El centrocampista internacional estadounidense se refirió en concreto al penalti que hizo el defensa central Tim Ream y que calificó de jugada muy "ingenua", pero que iba a ser la que cambió por completo la historia del partido porque con el 0-2 su equipo ya no tuvo margen de reacción.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.