Di Matteo está a un paso de conseguir lo que Mourinho no pudo

MÚNICH ( AFP) Ganar la primera Liga de Campeones de la historia del Chelsea fue durante años el objetivo principal para el técnico portugués José Mourinho, que no lo logró con los londinenses, algo que sí podría hacer el italiano Roberto Di Matteo, que lleva sólo tres meses en el puesto.

El actual entrenador del Real Madrid tiene en su palmarés dos ‘Champions’, la de 2004 con el Oporto y la de 2010 con el Inter de Milán, pero en su etapa en Stamford Bridge (2004-2007), en los comienzos de la etapa con el nuevo propietario Roman Abramovich, no pudo conducir al equipo a la final europea.

La única vez que los "Blues" habían llegado antes de este 2012 al partido decisivo fue en 2008, cayendo en Moscú en la tanda de penales ante el también inglés Manchester United (6-5 tras empate 1-1), en el final de una temporada que comenzó Mourinho, que dejó luego el puesto al israelí Avram Grant.

La salida del portugués llegó en septiembre tras un convulso inicio de temporada en el que estuvo enfrentado a la dirección del club y ya desde su salida dejó abierta la puerta a una vuelta en el futuro para saldar la cuenta pendiente de no poder dar al equipo la ansiada Liga de Campeones.

Su balance con el Chelsea quedó por lo tanto en dos Premier League, una Copa de Inglaterra, dos Copas de la Liga y una Community Shield (Supercopa inglesa), todos ellos trofeos nacionales. En la ‘Champions’, sus mejores resultados fueron las semifinales en la 2004-2005 y la 2006-2007.

A pesar de que siempre ha tenido como objetivo saldar esa cuenta pendiente con el Chelsea, no dudó en desear públicamente que su ex equipo pueda ganar esta competición.

"El Bayern es un gran equipo, pero una parte de mi corazón es ‘blue’, todo el mundo lo sabe", comentó el técnico blanco tras la eliminación del Real Madrid ante el Bayern en las semifinales.

Antes de la vuelta de semifinales, cuando el Real Madrid aún soñaba con jugar la final, Mourinho había deseado suerte a los ingleses en su duelo contra el otro grande español, el Barcelona.

Según el diario The Independent, el portugués envió entonces mensajes de texto con su teléfono móvil a miembros del plantel del Chelsea para desearles suerte, destacando la estrecha relación que sigue manteniendo con jugadores que siguen en el club desde su etapa, como Didier Drogba, John Terry, Frank Lampard y Peter Cech.

La salida de Mourinho del Chelsea en septiembre de 2007 sorprendió al mundo del fútbol y se debió más a un conflicto con Abramovich, el magnate ruso propietario de la entidad, que a motivos deportivos.

Su marcha provocó manifestaciones de apoyo por parte de los hinchas del equipo y varios jugadores le rindieron públicamente homenaje.

"No me da vergüenza reconocer que lloré cuando José nos dijo adiós. Le debo todo. Sentí un dolor fuerte, como si hubiera perdido a un padre", afirmó Drogba.

Mourinho explicó entonces que quería volver algún día a entrenar en el fútbol inglés y la prensa ha especulado en repetidas ocasiones con un regreso al Chelsea, aunque por el momento tiene contrato con el Real Madrid hasta 2014 y continuará con el reciente campeón de la Liga española.

En sus dos temporadas en la capital española ha llegado dos veces a las semifinales europeas, por lo que su misión la próxima campaña será, una vez más, conquistar la ‘Champions League’.

Para Di Matteo, ese logro está al alcance de la mano, a sólo un partido. Un guión inesperado en una temporada en la que el Chelsea, que terminó sexto en la Premier League, destituyó en marzo al portugués André Villas-Boas y lo sustituyó por el italiano, un hombre de la casa, como solución de urgencia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida