Directivo del Barcelona niega acusaciones de espionaje

MADRID (AP). Un dirigente del Barcelona negó hoy jueves que hubiese dado una orden para espiar a cuatro directivos del club español, sino que fueron objeto de una "auditoría de seguridad" para su propia protección.

Joan Olive i Fontanet, director general del Barcelona, salió así al paso de una versión publicada hoy jueves por el diario catalán El Periódico" de que los vicepresidentes Joan Franquesa, Joan Boix, Rafael Yuste y Jaume Ferrer habían sido espiados.

Olive señaló que en abril contrató a una agencia de detectives, a un costo de 56,000 euros (82,000 dólares), bajo "escrupuloso respecto a la ley".Dijo que pidió la "auditoría" a pedido de Franquesa, quien le había dicho al club que se sentía observado por personas ajenas. Olive añadió que después amplió la investigación a Boix, Yuste y Ferrer.

"No queríamos espiarles, sino protegerlos", declaró Olive a la prensa.

La denuncia de Franquesa se produjo luego que Alfons Godall, quinto vicepresidente del club, anunció que dejaría su puesto cuando el año próximo venza el actual mandato del presidente Joan Laporta.

Olive señaló que la decisión de Godall dio pie a que se pusiese atención a los otros vicepresidentes.

"Dados los antecedentes de seguridad el club, tema amenazas al presidente, robos de ordenadores y otros accidentes, y dado que la seguridad es muy importante para el club, nos pareció que la petición era razonable y tenía sentido extenderla a otros vicepresidentes", indicó.

Oliver reconoció que contrató a los detectivos sin informarle a Laporta.

"En este club se toman mil determinaciones y se informa cuando es relevante", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.