España contra su propia historia y la paternidad de Italia

VIENA (AP). La sabiduría de Luis Aragonés, los goles de David Villa. España tendrá que recurrir a todos los recursos disponibles para romper el doble embrujo que la persigue en los grandes torneos: Italia y los cuartos de final.

La oportunidad será este domingo cuando se enfrente al campeón del mundo en el estadio Ernest Happel de Viena por un lugar en las semifinales de la Eurocopa 2008.

España, campeón europeo por primera y última vez en 1964, no supera las barreras de los cuartos de final desde la edición de 1984. Y para hacer aún más difícil el desafío, nunca en su historia le ganó a Italia ya sea en Eurocopa o mundiales. El único triunfo se remonta a los Juegos Olímpicos de 1920.

"Es el partido más importante que vamos a jugar en mucho tiempo. Sabemos que es muy importante para nosotros y para la historia de España", reconoció el delantero Fernando Torres.

"Con su palmarés... son favoritos. Tal vez no brillaron en la fase por grupos, pero tampoco lo hicieron en el mundial y terminaron ganando", recordó el delantero del Liverpool.

Italia, cuatro veces campeón mundial y de Europa en 1968, sufrió más de lo esperado para avanzar en el temible Grupo C. Tuvo un debut terrorífico 3-0 ante Holanda, la peor derrota de su historia en el certamen, luego empató 1-1 con Rumania y le ganó 2-0 el partido decisivo a Francia, que jugó más de un tiempo con diez jugadores.

España fue todo los contrario. Desfiló en la primera ronda con triunfos sobre Rusia, Suecia y Grecia, con ochos goles a favor y tres en contra. Ante los griegos, logró su novena victoria consecutiva y lleva invicta 19 partidos.

Cuatro de los goles fueron anotados por David Villa, el máximo goleador del torneo.

"Somos conscientes de nuestro potencial y vamos a salir a ganar el partido", dijo Torres.

Desde que supo debía jugar ante los italianos, el técnico Luis Aragonés habló mucho con sus jugadores, haciéndoles hincapié en que aquí se juega otra historia y no importa el pasado.

"No hay que fijarse en la estadística. Hay que tener mentalidad positiva", dijo el entrenador, conocido como el "Sabio de Hortaleza", ciudad de las afueras de Madrid donde nació hace 69 años.

Su colega italiano Roberto Donadoni tampoco se fija en los antecedentes.

"No quiero saber nada de estadísticas. Sólo puedo decir que España es un gran equipo. Si no tomas los recaudos necesarios, pueden volverse muy complicados. Sabemos lo que ellos ponen en la mesa", aseguró Donadoni.

El duelo en Viena será la primera vez que vuelvan a verse las caras en el gran escenario tras el partido que ganó Italia 2-1 en la misma instancia que ahora, en el Mundial de 1994. Para los españoles, ese encuentro es recordado por el codazo del italiano Mauro Tassotti que le quebró la nariz a Luis Enrique.

Donadoni integró el mediocampo de ese equipo.

Italia no podrá contar con dos jugadores clave: los volantes Andrea Pirlo y Gennaro Gattuso, ambos suspendidos por sumar dos amarillas. Massimo Ambrosini y Alberto Aquilani se perfilan como reemplazantes.

En tanto que su última línea sufrió otra baja con la lesión de Andrea Barzagli, que no jugará por el resto del torneo. Ya había perdido al capitán Fabio Cannavaro días antes de empezar la competencia.

En España, la dupla ofensiva de Villa y Torres dejó su sello en la red. En Italia, los goles fueron anotados por el defensor Christian Panucci y los volantes Pirlo y Daniele De Rossi. Luca Toni todavía no pudo convertir, pese que tuvo varias ocasiones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.